Mónica Morales.1 julio

El COVID-19 ha puesto a que las personas sean más cuidadosas en muchos aspectos de la vida, incluyendo el guardarropa. El exceso de exposición a productos de limpieza, como el cloro, jabón o desinfectante, o bien los daños que se pueden provocar por estar guardada durante mucho tiempo son algunos de los males que se pueden encontrar.

Y como poco a poco la vida irá retomando su curso natural, es importante que no la descuidemos para que aún tengamos prendas útiles a la hora de regresar a las funciones en oficina, vida social y familiar. Precisamente, la experta y asesora en imagen, Luigina Campos, explica que “los cuidados que se deben de tener para la ropa, zapatos y accesorios durante la cuarentena, son muy distintos a los que se tenían anteriormente. Por ejemplo, si en el armario hay humedad y la ropa se queda guardada o sin movimiento mucho tiempo, se podría desarrollar moho”.

“Por su parte, a la hora de salir exponemos a nuestra ropa al virus y es necesario tomar las medidas de higiene necesarias para que eliminarlo. Sin embargo, el exceso de productos pueden generar daños, por lo que se debe de tener cuidado a la hora de saber qué tipo de jabón, desinfectante o cloro utilizar”, agrega.

Cuidados para la ropa de “salir” que no se utiliza. Es muy usual que los vestidos formales,  zapatos de tacones o faldas no se estén utilizando mucho estos días. Por ello, la primera recomendación de la experta es lograr que el armario cuente con ventilación natural; sino el mismo no cuenta con esta opción se puede adquirir un humificador para evitar que se llene de moho.

Campos recomiendo estar sacando constantemente la ropa del armario, ya que cuando algo está guardado por mucho tiempo tiende a humedecerse más, por lo tanto limpiarlo constantemente es la clave. En el caso de los bolsos o zapatos, es importante eliminarles el polvo para que no vayan a dañar la superficie del producto.

Para evitar el moho es importante no doblar las prendas sin haberse secado completamente, así como evitar amontonarlas aún si se usa secadora. Los zapatos y bolsos deberán estar a la vista, no en cajas.

Cuidados para la ropa que sí se utiliza. Al salir es importante identificar cuáles prendas requieren menores cuidados que otras, para que no dañar la prenda y es de vital importancia lavarla posterior a su uso, para evitar cualquier contacto con el virus.

“Se puede quitar la ropa al ingresar a la casa y guardarla en una bolsa para luego lavarla. Lo principal es fijarnos los ciclos de lavado de nuestra lavadora. Existen ciclos para ropa delicada, otros para ropa blanca y otros de lavado rápido; elegir el ciclo correcto es fundamental”, explica.

Campos añade que la otra recomendación fundamental es leer la etiqueta de la ropa, ya que estas siempre indican los cuidado que se deben de tener a la hora de lavarla e identificar el ciclo de lavado en nuestra lavadora; así se evitará dañarla y que dure mucho más tiempo.

¿Qué se debe de tomar en cuenta para lavarlas?

  • Fijarse en las instrucciones de secado, lavado y blanqueado te ayudarán a cuidar tus prendas.
  • Hay prendas que se deben de lavar con agua fría otras con agua tibia, incluso algunas no se pueden secar porque se encogen otras no aceptan grandes temperaturas de plancha como las sedas.
  • Si la etiqueta tiene un círculo esa prenda solo deberían lavarla en una tintorería.
  • El lino y la seda al ser fibras naturales se recomienda secarlas al aire libre lavándolas siempre con jabón para prendas delicadas sin suavizante y preferiblemente a mano.
  • Las lanas al igual que las sedas deberán lavarse a mano sin frotar o centrifugar.
  • El algodón tolera más las altas temperaturas y el lavado a máquina, pero si son 100% algodón podrían encogerse según la temperatura que usemos, por eso es mejor leer la etiqueta.
  • La ropa de color no es recomendable lavarla con temperaturas altas ya que podría desteñirse.

Para los zapatos, la experta recomienda quitárselo antes de entrar a la casa y se limpie la suela con un trapo húmedo con alcohol; no se recomienda el uso de cloro porque podría deteriorarlos rápidamente. En el caso de los accesorios, se pueden limpiar con una toallita húmeda para poder lo limpiarlos con desinfectante o alcohol. Sin embargo si se tienen accesorios de materiales más delicados es mejor evitar usarlos por ahora.