Contenido Patrocinado por BN Mujer.31 octubre, 2017

Soñar no cuesta nada. Llevar a cabo esos sueños muchas veces sí. De ahí la gran importancia del ahorro.

Tomarse un tinto de verano en las islas griegas, caminar descalza en las playas de arena blanca de Cancún, recorrer las calles de Praga o bucear en Hawai pueden dejar de ser una fantasía y convertirse en el motor para iniciar un ahorro.

Como explica Cinthya Morera, directora de BN Mujer del Banco Nacional, la clave para motivarse a iniciar un ahorro es tener un objetivo. “Esas vacaciones que tanto espera o sentir menos los gastos anuales como el pago del marchamo y las matrículas escolares, son las mejores motivaciones. Con BN Mujer es posible tener un ahorro programado e incluso ponerle nombre: por ejemplo viaje a Nueva York, esto me impulsa a mantener la constancia”.

Además de alcanzar una meta, ahorrar permite prever necesidades futuras. De acuerdo con Morera, en el caso de las mujeres esto es básico por los distintos roles que ejercen. “Ser la administradora del hogar la impulsa a estar pendiente de todas esas necesidades personales, laborales, de sus hijos y, algunas veces, hasta de sus padres. Por eso, administrar y maximizar sus ingresos es fundamental”.

El hábito del ahorro es un ejercicio sano para las finanzas y clave para una buena economía familiar que, idealmente, se debe enseñar desde muy temprana edad.“El algún momento ahorrar consistía en guardar dinero debajo del colchón o en una alcancía. Pero la tecnología cambió las reglas de juego y ahora las cuentas de ahorro desde edades escolares son el mejor instrumento para inculcar la cultura del ahorro en casa”, enfatizó Morera.De acuerdo con la jerarca, la recomendación es ahorrar como mínimo el 10% de los ingresos, sin embargo se puede ajustar a la realidad de cada familia. “Lo importante es que tenga claro sus ingresos, sus gastos y el porcentaje que está dispuesta a destinar a sus objetivos de ahorro”.

¿Por dónde empezar?

Tome una decisión ¿para qué quiere ahorrar? y mantenga clara esa meta. Este será su motivador y no querrá desviarse.

Si el problema es que todavía no logra destinar una parte de su salario al ahorro, es posible que necesite revisar sus “gastos hormiga”. Se le conoce así a esos pequeños gastos que poco a poco consumen sus ingresos. Piense cuánto gastó esta semana en tazas de café, taxis, comida rápida, cervezas. Por un momento podrían parecer gastos insignificantes, sin embargo la suma de ellos es lo que la aleja de sus objetivos.

El primer paso es recortar estos gastos y priorizar. También compare precios y esté atenta a ofertas, se sorprendería lo mucho que puede ahorrar.

Utilice instrumentos que le faciliten ahorrar, por ejemplo BN ahorro programado le permite hacer ahorros en forma automática a través de Internet, desde la comodidad de su hogar u oficina. Usted elige el plazo y frecuencia. Así de sencillo se iniciará en el mundo del ahorro.