Contenido Patrocinado por BN Mujer.3 noviembre, 2017

Empezar desde joven fue clave para que Isabel Zumbado se abriera paso en el mundo laboral. Ella ha trabajado desde los 15 años, lo cual le ha permitido ganar conocimiento y organización para poder estudiar, trabajar y plantearse metas. Y algo que siempre tuvo claro es que quería ser dueña de una empresa, tener su negocio propio.

Fue una idea que maduró durante varios años de trabajo como ejecutiva de cuentas y en el sector bancario. Con este conocimiento sabía que para emprender un negocio, tenía que buscar una opción de crédito que le diera las mejores condiciones y se ajustara a sus necesidades. Hace ya ocho años y medio Isabel logró materializar su sueño cuando abrió las puertas del Centro Médico San Joaquín, clínica que ya cuenta con 20 especialistas del área de la salud.

¿Cuál ha sido la clave?

Zumbado recalca que cuando se piensa en iniciar una empresa es fundamental tener claridad de lo que le apasiona; además, conocer el mercado y plantear una estrategia que permita pasar de la idea a la acción.

En este camino,es necesario buscar asesoría legal, de recursos humanos y financiera –en este punto asegura que el Banco Nacional ha sido un aliado para su negocio–.

A paso firme desde el 2007 cuando definió el perfil de su negocio, Zumbado empezó a buscar opciones financieras y en el Banco Nacional encontró las mejores condiciones, por lo que se acercó a la institución a preguntar los requisitos para solicitar un préstamo.

El ejecutivo de cuentas se encargó de asesorarla desde el primer día; juntos revisaron estados financieros, hicieron proyecciones y con esta guía pudo obtener su primer crédito como empresaria.

Para Isabel el trámite fue sencillo. Recalca que el ejecutivo transmitió de la mejor manera el conocimiento y fue muy hábil en su gestión. Gracias a este acompañamiento del banco logró construirla segunda planta del negocio. “El Banco Nacional entendió desde el principio la dimensión de mi proyecto, mientras que en otros bancos que busqué ayuda no creyeron en mi apuesta”.

Y es que la figura del ejecutivo de cuentas es clave en este proceso. Como explica Cinthya Morera, Directora de BN Mujer, se trata de la persona que da acompañamiento a la clienta desde el inicio de su relación con el banco y se mantiene al tanto de sus necesidades para ofrecerle soluciones oportunas.

Morera señaló que el seguimiento que da BN Mujer a sus clientas tiene como fin asegurar el éxito de sus negocios, por lo que va más allá de otorgar un préstamo.

Ellas pueden acceder a una serie de beneficios tales como charlas, ruedas de negocios, espacios para exposición en medios de comunicación y capacitaciones sobre administración, mercadeo en redes sociales, manejo de finanzas, contabilidad, entre otros. Además regularmente se revisan temas de innovación para encontrar ese factor diferenciador frente a otras empresas similares.

Sabemos que emprender un negocio no es un camino sencillo, sin embargo será más fácil si se cuenta con el apoyo y la asesoría de profesionales. Si usted también sueña con tener su propia empresa, no dude en consultar opciones para hacerla realidad en BN Mujer.