María Fernanda Salas.6 febrero

Cheyenne Rubio y Jacob Ludvik son una pareja californiana que se conoció cuando apenas cursaban la secundaria. En el 2017 viajaron a Costa Rica y, desde ese momento, decidieron que se iban a casar aquí. En mayo del 2019 celebraron su boda en playa Conchal. Con su estética surf-chic, su uso de colores fuertes y su atención al detalle fue declarada una de las mejores bodas del 2019 según Belief Awards.

La mente maestra detrás de toda la planificación fue wedding planner Meghan Cox, de la empresa Mil Besos Costa Rica. Ella comentó que esta boda cambió la manera en la que ella trabaja, ya que Cheyene, la novia, tenía una visión tan única que la inspiró a conectarse con novias que toman riesgos.

Pantalla completa Reproducir
1 de 16

La ceremonia estaba planeada para el aire libre, pero el día de la boda parecía que iba a llover. Tuvieron que alquilar una carpa para proteger a novios y a los 72 invitados en caso de que el agua amenazara con estropear su boda. Sin embargo, el tiempo cooperó y la ceremonia se pudo celebrar sin inconvenientes.

Los novios estuvieron encantados con la fiesta. “Nos sentíamos increíblemente felices. Todo lo que queríamos y planeamos salió a la perfección. Pasabamos diciendo que esta era la mejor boda de todos los tiempos y no solo porque era la nuestra”.

Boda planeada por Meghan Cox y fotografiada por Viviana Vieto
Boda planeada por Meghan Cox y fotografiada por Viviana Vieto

Además, la planificadora Meghan Cox comentó, “Costa Rica le da una mágica vibra Pura Vida a cualquier boda. Este país es el destino ideal para quienes sueñan con una boda en la playa o el bosque lluvioso”.