Por: Andrea González Mesén.  13 marzo

Cristina Jones es mercadóloga, relacionista pública y vendedora innata. Pero, además de eso, es de esas mujeres que con solo hablar logran inspirar el alma y motivar la vida.

Su presencia es fuerte. Su palabra decidida. Ella se conoce muy bien. Sabe cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades; precisamente este detalle es lo que la impulsa a convertirse en una mujer empoderada, dueña de su destino y sus negocios.

Actualmente es la propietaria de la firma WERCR, empresa enfocada en la mercadología inmobiliaria que se basa en estrategias innovadoras para darle un cambio al mercado bajo el fundamento de la servicialidad.

Su empresa nace a raíz de una reinvención personal. Tenía una agencia de turismo que se vio afectada por el temor de contagio del virus del Zika, lo que la llevó casi que al cierre.

Ahí saco de las entrañas quién soy y que creo en la reinvención. Tenía que analizar cómo iba a usar mi conocimiento hotelero, de servicio y de atención en las bienes raíces”, cuenta.

Jones asegura que vio una oportunidad en la falta de profesionalismo de la rama. “En Costa Rica todo el mundo puede ser corredor, pero no necesariamente mercadólogos inmobiliarios. Opté por abrir WERCR, empresa inmobiliaria que se basa en los fundamentos de las relaciones públicas para darle exposición alternativa a las propiedades que representamos. Usé mis dos fuertes: mi experiencia en mercadeo y relaciones públicas”, afirma.

Para la empresaria lo más importante de la reinvención es saber que la esencia de las personas no muere con los proyectos fallidos. “Las situaciones se pueden poner difíciles, las finanzas se complican, pero todo el mundo tiene que aprender a rescatar lo que realmente hace muy bien, y luego pensar en dónde puede aplicar esa bondad”, cuenta.

La identificación de las oportunidades es, a su criterio, otro de los pilares de un buen proyecto.

Este es su tercer negocio y en tan solo 18 meses se ha posicionado como “los rebeldes” de la industria gracias a la implementación de estrategias como el cash back del 10 o 20% en los depósitos movidos por la ideología del ganar ganar, impulsar el acceso a vivienda de millennials a través de una estrategia de financiamiento del depósito a lo largo de todo el año, y finalmente la implementación de una plataforma digital para la mujer independiente de bienes raíces que a pesar de tener un amplio portafolio sigue sin acceso a la era digital.

Nos hemos vuelto como el corredor de las corredoras independientes de más de los 50 años. Potenciamos su experiencia y complementamos sus esfuerzos con innovación”, detalla.

Lograr materializar una idea de negocio, llevarla por buen camino y, sobre todo, cumplir proyectos tiene que ver con la confianza en uno mismo y la determinación.

Con cada golpe creo más en mí. Soy positiva al máximo, a pesar de tener muchas lágrimas al frente. Tengo un carácter fuerte, sé dónde tengo fuerzas, y dónde estoy floja. Aveces está bien decir no sé absolutamente nada de un tema, pero lo voy a contratar o no sé nada de este tema y lo voy a liderar”, aconseja.

Uno no tiene que tener miedo. Va y voy. Voy y voy, y si no, me hago un toque a a derecha que por ahí tal vez es mejor, pero lo hago”, concluye.