Daniella Víquez.13 marzo

En esta edición quisimos enseñar los talentos y conocimientos de cuatro mujeres de nuestro país. Un pequeño abstracto de lo muy diferentes que pueden ser las mujeres y sus motivaciones. También quisimos llevar la sororidad a nuestras plumas y por eso los textos fueron escritos entre mi compañera Andrea González y yo, Daniella Víquez, porque sabemos que juntas somos más fuertes.

Estos rostros frescos representan a una generación de mujeres emprendedoras, soñadoras y sobretodo apasionadas, que han podido confrontar las dificultades y el día a día para llevar a cabo sus metas, por más distintas que fueran, y que vale la pena dar a conocer.

Catalina Jensen, Alexandra Latishev, Alejandra Sánchez y Cristina Jones.
Catalina Jensen, Alexandra Latishev, Alejandra Sánchez y Cristina Jones.

Alejandra Sánchez es una ingeniera mecánica y electrónica que organiza las olimpiadas de robótica en Costa Rica. En la robótica educativa ha encontrado una necesidad en el país y que no duda en compartir su conocimiento con grandes y pequeños: es una herramienta para aprender haciendo y aprender sintiendo.

Catalina Jensen es una joven diseñadora de moda, enfocada en trajes de baño. Le toca en las fibras la creciente contaminación y los problemas ambientales, por eso con su marca ‘Sed de Mar’ espera poder ayudar a concientizar sobre los cambios que debemos hacer para cuidar nuestro planeta. Sus piezas de baño son inspirados en la naturaleza y con la técnica de sublimación ha logrado transmitir esta frescura.

Alexandra Latishev es una directora de cine que ha cosechado grandes éxitos con su primer largometraje de ficción que llega a cines este mes, Medea. Las temáticas de esta cineasta son variadas con el propósito de darle visibilización a seres y conflictos invisibles. Ve en el cine una plataforma para comunicar conflictos y generar discusión.

Cristina Jones es mercadóloga y relacionista pública, con tan solo su presencia impulsa y motiva. Con esta fuerza ha logrado combinar sus conocimientos para abrirse paso en el sector de bienes raíces; ahí a pesar de los diferentes momentos difíciles, su empresa WeareCR brilla con originalidad e impulsa el acceso a viviendas de los millennials.