Francesca Chinchilla.11 diciembre, 2017

Desde hace más de siete décadas en nuestro país las mujeres practican deportes, sin embargo, se fueron quedando rezagadas en un mundo que ha sido altamente dominado por caballeros.

Hace justamente 29 años, vino al mundo una mujer que se convertiría en el fichaje perfecto para romper enigmas en dos mundos: los concursos de belleza y el periodismo deportivo.

Con toda propiedad y experiencia –pese a su corta edad– la periodista Natalia Álvarez, se sitúa diariamente a la altura de los grandes comunicadores de Teletica Deportes y ESPN.

Su infancia fue bastante feliz, en el núcleo de una familia muy unida, dividía su tiempo entre la libertad del ambiente verde de Cachi de Cartago, de donde son sus padres, y el ajetreado ritmo de la ciudad, donde ha vivido siempre.

Comenzó su carrera acompañando a su hermana mayor, Shirley, presentadora de diferentes programas nacionales y exreina de belleza, a múltiples eventos faranduleros, donde empezó a crear su propio camino en la pantalla grande.

“Yo acompañaba a mi hermana a diferentes eventos y todos siempre decían cosas como “¡ay! la hermanita de Shirley” y un día le dijeron a ella que por qué no me llevaba a hacer un casting. Yo estaba en la escuela (Sexto grado), y a esa edad hice mi primer desfile, posteriormente entré al colegio viendo el modelaje como una fuente de dinero porque en ese momento no podía trabajar formalmente”.

El paso por el modelaje para Natalia fue bastante corto, pero dio pasos gigantes y lejos de verlo como una profesión, lo aprovechó para adquirir experiencia y confianza para poder desenvolverse en un entorno rodeado de cámaras y luces.

Entre sus planes de pequeña, no estaba ser periodista, pero como su hermana siempre ha estado en televisión, tenía cierta influencia y veía posibilidades de desarrollarse en ese campo.

Tengo el convencimiento de que con esfuerzo, dedicación y mucho trabajo, se alcanzan las metas; por muy lejanas que nos parezcan.

“Empecé estudiando comercio internacional, trabajaba y estudiaba. En el 2007 siguiendo mi etapa de modelo, participé en el concurso Señorita San José y lo gané. Mi hermana siempre me decía que debía participar en estos certámenes porque yo era muy tímida –de hecho, aún lo soy– y así iba a ir agarrando confianza”, confesó.

Posteriormente en el año 2009, esta mujer de armas tomar, se inscribió para participar en Miss Costa Rica –concurso que ganó su hermana Shirley en el año 2002– y aunque no se coronó como Miss Universo, obtuvo el tercer lugar.

Durante sus primeros pasos y todo su crecimiento como persona y profesional, la presencia de su hermana mayor ha estado constantemente, quién le ha servido de brújula, y también como su principal consejera.

“Shirley ha sido mi mejor ejemplo a seguir. Yo la admiro mucho porque asumió muy bien su papel de hermana mayor conmigo, ella siempre me ha inculcado mantenerme en mi centro. Por cómo ha manejado su carrera y cómo ha podido llevar su familia, siempre ha sido uno de los ejemplos más cercanos a seguir. Aunque en mi vida tengo otras mujeres sorprendentes y muy importantes como mi mamá y mis tías, que son muy trabajadoras, al estar ella tan cerca y ser mi consejera en muchas cosas que he hecho en el medio, ha cumplido un rol fundamental”.

Más allá de convertirse en un icono y figura de la moda costarricense, está josefina amante y practicante de voleibol amateur, fue construyendo su propio camino en un mundo poco relacionado con lo que estudiaba en ese momento.

Su primer romance con la televisión fue cuando corría el año 2008, en ese entonces, y con mérito propio se convirtió, durante una temporada, en la presentadora del programa Hábitat Soluciones, de Teletica canal 7, espacio que había sido ocupado por su hermana, quien dejó la conducción.

Posteriormente su carrera daría un giro en canal 7 hace más de nueve años, cuando después de Miss Costa Rica, tendría la oportunidad de ser presentadora del programa de concursos familiares Sábado Feliz.

“Recuerdo que estaba con mi hermana en el canal por mi participación en sábado feliz, pero yo quería hacer algo un poco más serio en televisión, y además necesitaba un trabajo más estable, ya que el programa solo se grababa 2 horas a la semana. También ocupaba más ingresos y le comenté a ella de mi inquietud. Posteriormente me di cuenta que en Teletica Deportes necesitaban mujeres, pero en ese momento yo estaba en Bailando por un Sueño y después se vino el Bailando Internacional, entonces fue como un tiempo de decir de verdad me gustaría esto”.

Natalia se enrrumbó, fue a probar suerte y pedir una oportunidad en la sección deportiva del canal, donde le permitieron hacer una práctica y si le iba bien, la dejaban como parte del departamento con la condición de estudiar comunicación.

Una vez que me subí al carrusel del mundo deportivo, me fascinó y no me quise bajar nunca. Empecé con cosas pequeñas, mi fuente era la Selección, pero no cubría en cancha, hacía las notas, posteriormente se me dio la oportunidad de ir al estadio y luego se me vinieron presentado muchas bendiciones.

“Gracias a Dios me fue bastante bien en la práctica y me dejaron. Comencé a estudiar comunicación y recuerdo que mi primer nota escrita fue relacionada con el futbolista Marco Ureña, en ese entonces me tachaban y corregían mucho porque no sabía, empecé sin saber nada de periodismo, y en esa parte de prueba y error fui formándome poco a poco”.

Entre risas Álvarez recuerda que su primera entrevista televisiva fue a la atleta Sharolyn Scott. Confiesa que fue bastante curioso porque Scott estaba comiendo chicle y se lo tragó, por lo que ella no sabía qué hacer, pero dichosamente lo pudieron resolver bien.

Después de ese incidente, Natalia, quien estaba muy nerviosa, logró romper el hielo con su entrevistada y pudo culminar la nota de la mejor manera.

A pesar de su audacia, sufrió uno de los defectos que solemos padecer muchas personas: se quebrantó y dudó de si eso era lo suyo.

“Recuerdo una vez que me dieron la posibilidad de presentar deportes y no lo hice bien, si me molestó porque me dije: “ tenía la posibilidad, y por nervios y falta de experiencia la desaproveche. Me sentí muy mal, me reproché mucho y dije: si voy a seguir en esto, tengo que esforzarme aún más porque tenía muy poco y muchas cosas eran muy nuevas para mí. Uno siempre se pregunta si realmente es bueno en esto, y ahí viene el momento retador donde uno dice: Si estoy en esto es porque puedo. Es normal dudar en este tipo de situaciones”.

Un cúmulo de oportunidades se han presentado en la vida de esta comunicadora, que no ha sido fácil, pero ha sabido aprovecharlas de la mejor manera.

La humildad, las ganas de trabajar y de hacer las cosas bien se le desbordan a esta pelinegra, quien no cree que sea una casualidad estar involucrada en la industria televisiva, pues aunque siempre le habían gustado los deportes, no se visualizaba como periodista deportiva, algo que fue asimilando de muy buena manera.

Pantalla completa Reproducir
1 de 5
Mundial de Brasil 2014

El despegue de su carrera como periodista deportiva llegaría al ser nombrada para cubrir el Mundial de Brasil 2014, donde la Selección de Costa Rica escribiría en páginas doradas su mejor hazaña en el máximo evento del fútbol profesional.

El esfuerzo constante y el camino bastante complicado que tuvo que recorrer para demostrar que era capaz –en ese momento– de cubrir un evento de esa magnitud, la llevaron directo a medrar en el avión.

“Tuve que demostrar que era capaz de poder afrontar una cobertura de esa magnitud porque se ve divino y el ambiente es espectacular, pero son jornadas de trabajo muy largas, de alrededor de 11 horas, iniciando a las 7 de la mañana y almorzando como a las 8 de la noche. El ritmo de trabajo es muy fuerte, entonces tuve que demostrarle a mis jefes, en ese momento, que era capaz de poder hacerlo y que merecía estar ahí porque yo estaba apenas iniciando mi carrera”.

Confiesa que cuando le dijeron que debía hacer maletas para marcharse al país de la samba, fue una experiencia increíble y cuando arribó trató de disfrutar cada minuto, sumando a eso, el gran desempeño de la Sele.

Los encuentros deportivos del Mundial, aunque los vio, no los disfrutó con la misma tranquilidad que muchos costarricenses, esto porque debía trabajar. Sin embargo, como buena futbolera, posteriormente se sentó a verlos, analizarlos y vivirlos.

Con esta experiencia, Natalia regresó a Costa Rica con una excelente labor periodística internacional, combinado con la travesía de la Selección mayor de fútbol, hicieron que su nombre sonara en las puertas de las grandes cadenas deportivas, entre ellas, ESPN.

Decidida a darse una nueva oportunidad, se fue a Bristol, Estados Unidos, para realizar un casting con la cadena y esperar a ser seleccionada.

“Trabajar con ESPN es una experiencia muy bonita, no ha sido algo de este año, yo he venido colaborando con ellos desde hace tiempo. Es una responsabilidad importante y un reto muy grande para mí porque es el líder mundial en deportes. He aprendido de gente muy profesional y también voy aprendiendo a trabajar de otra manera porque su sistema de trabajo es muy diferente al que tenemos en Costa Rica, lo que lo hace un reto bastante enriquecedor”.

Los ojos le brillan cuando habla del trabajo, revela que se siente muy contenta y honrada de tener cada vez más responsabilidad en información y coberturas, pero es consciente de que su transición de modelo y reina de belleza a periodista no ha sido sencilla.

“He tenido que ganarme las cosas con trabajo, haciendo buenas entrevistas y coberturas para demostrar que todo es legítimo y no es porque tomé un camino más corto para llegar a lo que estoy haciendo, entonce si es una responsabilidad grande que uno tiene. Es la manera que uno se conduce en un ambiente de hombres, lo que uno refleja en pantalla y su personalidad, ahí es donde uno demuestra que es profesional, porque mujeres bonitas hay muchas y creo que la diferencia está en el desempeño y el trabajo que uno hace para que lo sigan llamando”.

Cada entrevista que Natalia ha realizado, tiene un espacio en su noble corazón, pero hay dos que la han marcado para siempre y atesora los recuerdos con mucho orgullo.

En el país se emocionó cuando entrevistó al actual entrenador de la Selección Nacional, Óscar Ramírez, porque era una entrevista que había intentando conseguir por más de año y medio, además de que ningún periodista había podido realizar.

“Hablar con él y su familia en su finca, en la intimidad de su casa, fue algo que me emocionó mucho porque la estuve gestionando por mucho tiempo”.

Recordando su paso por Brasil, otra de las entrevistas que atesora es la del brasileño Ricardo Izecson dos Santos Leite, conocido deportivamente como Kaká.

“En el Mundial de Brasil, una entrevista poco inesperada fue con el futbolista Kaká y como es una personalidad, excampeón del mundo, yo estaba muy emocionada porque además no tuve mucho tiempo de preparar la entrevista”.

Durante las coberturas, antes de salir al aire, la exreina de belleza debe tener un bolígrafo a mano, cuenta que, aunque puede apuntar en el celular, se siente incompleta si no lo lleva.

El estar involucrada en un ambiente tan masculino muchas veces la expone a comentarios sobre su atractivo físico, pero trata de no darle peso, y asegura que hasta el momento nunca ha tenido una situación incómoda.

En el exiguo mundo de la comunicación deportiva femenina, y en solo pocos años de carrera, muchas mujeres la consideran un referente.

“Me halaga muchísimo y me hace sentir bien ser considerada un referente, porque en ese sentido, todavía me falta mucho para de verdad ser considerada un modelo a seguir para muchas muchachas, sin embargo eso me indica que hago las cosas bien, y tal vez los momentos complicados o las situaciones que he vivido para llegar hasta este punto, han valido la pena”.

De brasil a Cardiff, capital de Gales

En el 2015 Álvarez deja Teletica Deportes para convertirse en fichaje del canal deportivo TDMás, donde labora actualmente, medio que la subió al avión directo a la final de la Champions League 2017.

“Viajar a Cardiff fue un premio al esfuerzo que he estado haciendo en TDMás. Fue una experiencia increíble, yo decía en qué momento voy a creerme que estoy en una final de la Champions. Probablemente si no fuera por mi trabajo, nunca hubiese podido ir y estar justamente en esos asientos donde tuve la posibilidad de estar”.

Aunque cree que cada cosa debe ser en su momento, se ve trabajando en otras áreas de periodismo, como por ejemplo el de investigación, algo que le atrae mucho. Además, estaría anuente a tener un negocio propio relacionado con la ropa, aunque espera que las cámaras sean parte de su día a día por muchos años más.

“Me siento muy orgullosa de todo lo que he hecho, y quiero hacer muchísimas cosas más. Viene el Mundial de Rusia 2018, donde si Dios quiere voy a estar haciendo una amplia cobertura. Estoy muy feliz de trabajar en TDMás, porque ha sido un medio que me ha apoyado mucho, y me ha dado mucha confianza para poder desempeñarme como profesional y seguir creciendo”.

Aunque suene trillado, una de las lecciones más importantes que ha tenido esta comunicadora durante toda su trayectoria, es que esto es pasajero, y al final lo que siempre importa es la familia y personas que tiene alrededor.

Natalia concluyó esta entrevista aseverando que la confianza en uno mismo es primordial para mantenerse en la industria televisiva, pero al final, todo tiene su ciclo, las luces se apagan y el show termina.

Cronología de su carrera televisiva
Revista Mundialista Teletica Periodista desde Brasil 2014
Teletica Deportes Teletica Presentadora y periodista 2015
TD Más Teletica Periodista 2015-Actualidad
El Chinamo Teletica Presentadora 2013
Miss Costa Rica 2013 Teletica Presentadora 2013
Sábado Feliz Teletica Presentadora 2009-2011
Reto Centroamericano de Baile Teletica / Telecorporación Salvadoreña / Televicentro Celebridad participante - 3er lugar 2011
Bailando por un sueño 3 Teletica Celebridad participante - 3er lugar 2010
Habitat Soluciones Teletica Presentadora 2008
  • Producción: Andrea González
  • Maquillaje: Velvet Salas
  • Styling: Alejandra Forero
  • Diseño de arte: Augusto Ramírez