Mónica Morales, Sofía Alvarado, María Fernanda Salas.3 marzo

Luciendo una capa negra marca Dior, la actriz y directora de cine Natalie Portman destacó en la alfombra roja de los premios Óscar el pasado 8 de febrero.

No se trataba solamente de un vestido haute couture; lo que llamó la atención de todo el público fueron los apellidos bordados en dorado en su capa: Scafaria, Wang, Gerwig, Heller, Matsoukas, Har’el, Sciamma y Diop. Todas ellas fueron directoras que, a pesar de haber hecho excelentes películas, fueron ignoradas por la Academia y no recibieron una nominación en tal categoría.

La manifestación simbólica de Portman tiene historia: la discriminación de género es un patrón en la industria hollywoodense. Desde sus inicios en 1929 solo cinco mujeres han sido nominadas en la categoría de mejor directora. ¡Cinco mujeres en 81 años de historia!

Por ahora, la única ganadora en esta categoría fue Kathryn Bigelow en el 2010 por su película En tierra hostil.

Natalie Portman arrives at the Oscars on Sunday, Feb. 9, 2020, at the Dolby Theatre in Los Angeles. (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP)
Natalie Portman arrives at the Oscars on Sunday, Feb. 9, 2020, at the Dolby Theatre in Los Angeles. (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP)
Controversias en los Óscar

Los premios de la Academia han estado plagados por una gran variedad de controversias. Por ejemplo, en el 2015 se popularizó #Oscarssowhite para denunciar que, en esa edición, todas las personas nominadas a premios de actuación eran blancas.

Para entender esto, hay que mirar a la demografía de los miembros de la academia. En el 2016, un 91% de los integrantes eran blancos y un 76% eran hombres. Desde entonces, la academia se comprometió a balancear las proporciones de sus votantes. Sin embargo, esto no se puede cambiar de una ceremonia a la otra porque las membresías son de por vida. En contraste, para la ceremonia del 2020, 84% eran personas blancas y 68% eran hombres.

Desde el 2016, los cambios sí se han reflejado en las personas nominadas, pero este último año no fue el mejor para la diversidad y representación. En particular, Cynthia Erivo fue la única actriz de color nominada para un premio de actuación.

Nota al margen: en este 2020 se hizo historia, pues por primera vez el galardón a la mejor película lo obtuvo un filme extranjero y grabado en un idioma distinto al inglés; se trató de la película coreana Parasite.

Siguiendo con los escándalos, nos toca devolvernos al 2017, cuando las actrices empezaron a alzar la voz contra los actos de abusos sexuales dentro de la industria cinematográfica. El 5 de octubre de ese año, la actriz Ashley Judd acusó al productor Harvey Weinstein de acoso sexual. Diez días después, la actriz Alyssa Milano les pidió a sus seguidores que contestaran con el hashtag #Metoo si también habían sufrido acoso o abuso sexual. De esta manera se desató el movimiento y rápidamente salió a la luz una gran catidad de abusos que habían sido cometidos por hombres con posiciones de poder dentro de Hollywood.

La protesta de Portman

La denuncia de Natalie Portman no es nada ajena a la realidad que se ha vivido en Hollywood en los últimos años. Pero para muchos, su acto no fue suficiente.

Ella fue acusada de hipocresía por parte de la cineasta estadounidense Rose McGowan, ya que su compañía de producción Handsomecharlie films solo ha contratado a una mujer directora: a ella misma. Sin embargo, esto no cuenta la historia completa. Jane Got a Gun, una película de esta productora, iba a ser dirigida por Lynne Ramsay, pero ella renunció poco antes de la grabación. Además, Portman insistió fuertemente para que Patty Jenkins dirigiera la película Thor II y criticó públicamente cuando decidieron cambiarla.

Natalie Portman arrives at the Oscars on Sunday, Feb. 9, 2020, at the Dolby Theatre in Los Angeles. (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP)
Natalie Portman arrives at the Oscars on Sunday, Feb. 9, 2020, at the Dolby Theatre in Los Angeles. (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP)

"Estoy de acuerdo con la Sra. McGowan en que es incorrecto llamarme 'valiente' por usar una prenda con el nombre de una mujer", respondió Natalie Portman. "Valiente es un término que asocio más fuertemente con acciones como las de las mujeres que han estado testificando contra Harvey Weinstein en las últimas semanas, bajo una presión increíble".

“En los últimos años he visto florecer a muchas mujeres directoras a las que se les ha dado una oportunidad gracias al esfuerzo colectivo de mucha gente que ha estado luchando contra el sistema. El regalo han sido sus increíbles películas. Espero que lo que era un simple guiño a estas mujeres no nos distraiga de sus grandes logros”, detalló la actriz en relación con la idea tras su famosa capa de los Óscar.

La artista aseguró que es cierto que en su larga trayectoria solo ha trabajado en dos películas dirigidas por mujeres, “pero también he protagonizado cortometrajes, anuncios, videos musicales y otras piezas audiovisuales dirigidas por artistas femeninas como Marya Cohen, Mira Nair, Rebecca Zlotowski, Anna Rose Holmer, Sofia Coppola y Shirin Neshat”, agregó.

“Por desgracia, las películas que intenté hacer con otras directoras que nunca salieron adelante son hoy una historia de fantasmas. En esta industria está demostrado que las mujeres encuentran muy difícil financiar sus proyectos tanto a través de los estudios como de manera independiente. Y que cuando lo consiguen, esas autoras tienen que enfrentarse a enormes desafíos durante su realización. Personalmente, más de una vez he tenido la experiencia de ayudar a contratar a directoras en proyectos que luego se vieron obligadas a abandonar debido a las condiciones que enfrentaban en el trabajo. Y, por si fuera poco, aquellas que lograban acabarlo se encontraban nuevas dificultades para que admitieran su obra en festivales, para que las distribuyeran o incluso para recibir elogios debido a los cortafuegos que lo evitan en todos los niveles”, dijo Portman a la revista Vanity Fair.

Trayectoria de la actriz

Natalie es hija de padre israelí y madre estadounidense, así que cuenta con ambas nacionalidades. Siempre ha dicho que ama Estados Unidos, pero es en Jerusalén donde realmente se siente en casa.

Además de actriz, es psicóloga graduada de la Universidad de Harvard y ha hecho publicaciones científicas sobre un método para demostrar la producción enzimática de hidrógeno desde azúcar y la activación del lóbulo frontal durante la permanencia de los objetos.

Asimismo, desde su infancia demostró interés en aprender otros idiomas y ha estudiado francés, japonés, alemán, hebreo y árabe.

LV1F6062.CR2
LV1F6062.CR2

Su carrera artística inició a sus cuatro años, cuando su madre la inscribió en clases de baile. Una agencia de modelaje visitó su escuela de danza en busca de modelos para un catálogo y la seleccionaron para una sesión fotográfica. Las imágenes llamaron la atención de la agencia Wilhelmina Models, con la que posteriormente firmó un contrato.

Para favorecer su carrera cinematográfica, a los doce años sus padres le cambiaron su apellido por otro más fácil y comercial, el de su abuela materna.

Su debut cinematográfico fue a los 13 años en Léon, película estrenada en 1994. En los años siguientes Portman participó en Beautiful Girls (1995), Heat (1995) –donde actuó con Al Pacino–, Mars Attacks (1996) de Tim Burton y Todos dicen I Love You (1996) de Woody Allen.

En el 2004 la carrera de Portman empezó a inclinarse por papeles más serios y adultos. El filme Closer –donde interpretó a una bailarina nudista– la consagró como actriz y obtuvo su primer Globo de Oro. Quizá su papel más irónico es el interpretado en El Cisne Negro (2010). Por este trabajo se convirtió en una de las pocas actrices que han ganado los cuatro premios más importantes del cine por una sola película: el Óscar, el BAFTA, el Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores.

También actuó en la segunda trilogía de Star Wars y en las películas Thor y Avengers de Marvel. Para el 2021 saldrá a la luz su papel en la cinta Thor: Love and Thunder.

Directoras ignoradas
US-Israeli actress Natalie Portman wears a cape with the names of female film directors who were not nominated for Oscars as she arrives for the 92nd Oscars at the Dolby Theatre in Hollywood, California on February 9, 2020. (Photo by Robyn Beck / AFP)
US-Israeli actress Natalie Portman wears a cape with the names of female film directors who were not nominated for Oscars as she arrives for the 92nd Oscars at the Dolby Theatre in Hollywood, California on February 9, 2020. (Photo by Robyn Beck / AFP)

Lorene Scafaria: The Hustlers

The Hustlers, una película basada en el drama, la comedia negra y el crimen. Inspirada en el artículo viral de la revista New York Magazine, Hustlers sigue a un equipo de exempleadas de clubes de striptease, las cuales se unen para robar dinero a sus clientes de Wall Street. Cuenta con la participación de caras muy conocidas como Cardi B, Keke Palmer y Jennifer López, quien también tiene una fuerte participación tanto en su producción como interpretando una de las estafadoras, y le valió una nominación a los Globos de Oro como mejor actriz secundaria.

Lulu Wang: The Farwell

The Farewell es una película que se centra en la historia de una mujer asiática-americana y trata temas como el amor y la pérdida. Fue aclamada por la crítica y sí recibió varias nominaciones para los Golden Globes: mejor película en lengua extranjera y mejor actriz de comedia. La actriz principal, Awkwafina, se llevó a casa este premio, aunque ella tampoco recibió una nominación para los premios de la Academia. Además, fue nominada a los premios BAFTA como mejor película de lengua extranjera.

Greta Gerwig: Little Women

Su película fue nominada en seis categorías de los Óscar: mejor vestuario, mejor actriz, mejor actriz de reparto, mejor guion adaptado, mejor banda sonora original y mejor película. Además, su adaptación de Little Women fue sumamente taquillera y recolectaron 178 millones de dólares mundialmente. Sin embargo, Gerwig, quien fue la que orquestó todo, fue completamente ignorada para la categoría de mejor director. Cabe destacar que ella fue una de las cinco mujeres en ser nominadas para esta categoría en el 2018 por su primera película Lady Bird.

Marielle Heller: A Beautiful Day in the Neighborhood

Su película fue nominada en los premios Óscar a mejor actor de reparto. En esta categoría también fue nominada para los Golden Globes, BAFTA y los Critics Choice. Además, recibió una nominación para mejor guion adaptado por Writer's Guild. Heller ya ha hecho otras películas que han recibido nominaciones para los Óscar, pero nunca para mejor director. En particular, en el 2019 Can You Ever Forgive Me fue nominada a mejor guion adaptado.

Melina Matsoukas: Queen & Slim

Queen & Slim es una poderosa historia de amor que crea conciencia y que enfrenta el asombroso costo humano del racismo y el precio devastador de la violencia. El filme se estrenó en Estados Unidos el 27 de noviembre del 2019 y fue el debut de Melina como directora de cine. El filme fue protagonizado por el nominado al Óscar, Daniel Kaluuya. Matsoukas es reconocida por producir vídeos musicales tales como We Found Love de Rihanna, el cual la hizo ganar su primer Grammy como mejor video musical.

Alma Har'el: Honey Boy

Narra la tormentosa infancia de un joven actor, y sus primeros años de adultez, mientras lucha por reconciliarse con su padre y lidiar con su salud mental. Es una película protagonizada por Lucas Hedges y Noah Jupe. Ganó el premio especial del jurado por Visión y Artesanía en el Festival de Cine Sundance de 2019.

Céline Sciamma: Retrato de una mujer en llamas

Es una guionista y directora de cine francesa. Su última producción Retrato de una mujer en llamas fue considerada por la crítica como una de las grandes películas del año. Ganó el premio al mejor guion en Cannes, pero para algunos merecía incluso la Palma de Oro. Reúne la belleza, el arte y un mensaje de libertad, donde muestra la relación de dos mujeres que transcurre en la isla de Gran Bretaña hacia 1770.

Mati Diop: Atlantique

Fue la primera cineasta africana que disputó la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2019, con Atlantique. Esta película cuenta una desgarradora historia de amor por el océano Atlántico. Esta producción también ganó el premio a mejor primera película, otorgado por los Críticos del New York Circle, en honor a cineastas en su primer largometraje.