Mónica Morales.6 abril

Antes yo quería ser como Natassia Capra por la vida que mostraba en redes sociales: viajaba por el mundo y lucía perfecta incluso en el más cruel invierno de los alpes franceses. Luego de conocerla y entrevistarla para este artículo, quiero parecerme a ella por su cautivante personalidad, su humildad y su contagiosa pasión por lo que hace.

Debo confesar que, al pactar la cita con esta blogger de moda, esperaba a una mujer elegantísima y engreída. Incluso, me vestí –según yo– con mi mejor outfit para evitar sentirme menos. El esfuerzo resultó innecesario. Me equivoqué: Natassia sí es elegante, pero está muy lejos de ser engreída; todo lo contrario, su humildad y empatía me hicieron salir de la entrevista creyendo que tengo una amiga más. Espero que así sea.

Sus cejas voluminosas y despeinadas –herencia de su abuela materna– son un sello característico de su imagen. Mientras la moda nos vendía múltiples técnicas de depilación y perfilación de cejas, Natassia se mantuvo firme en su postura y, al final, el tiempo le dio la razón: las cejas pobladas se volvieron tendencia.

Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic
Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic

Interesada en la moda internacional e inspirada por bloggers alrededor del mundo, esta diseñadora publicitaria decidió renunciar a su trabajo estable en agencias, donde acumuló 5 años de experiencia. Se lanzó al vacío para perseguir su sueño: ser una blogger en Costa Rica, en épocas en las que apenas estábamos aprendiendo a pronunciar esa palabra con doble consonante. “Me arriesgué y fue la mejor decisión que pude haber tomado. La vida es de riesgos; la vida no es de miedos”, dice.

Su cuenta de Instagram (@natassiacapra) tiene 47.600 seguidores. De ellos, la mayoría son mujeres de 25 a 35 años que, como yo, aspiran a ser al menos un poquito como Natassia.

La siguen personas de Costa Rica, Panamá y Colombia, y, con toda razón, porque sus recomendaciones de moda y cosmética realmente valen la pena.

Ha trabajado con marcas como Joyería Fassino, Desigual, Carolina Herrera, Purificación García, Zara, Cortefiel, Chanel, MAC Cosmetics, Banana Republic y Pandora, por mencionar algunas.

Al inicio, conseguir el apoyo y la confianza de esas firmas fue complicado. No fue sino hasta seis meses después de haber arrancado su propio negocio como bloguera que Natassia empezó a recibir ingresos. Le tocó tocar puertas y armar propuestas muy atractivas para sus clientes.

Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic
Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic

Hoy en día son los clientes quienes la buscan a ella, pues confían en el público cautivo que la sigue. “Los clientes me eligen porque me consideran una blogger afín a la marca”, nos dice Natassia. Ciertamente no es la persona con más seguidores del país, vivo ejemplo de que a veces importa más la calidad que la cantidad.

Claro que llegar a más de 47 mil seguidores no es poca cosa ni algo que se consigue de la noche a la mañana. “Todo es un proceso, todo toma tiempo y nunca hay que tomar el camino fácil”, reflexiona Natassia, mientras nos cuenta de su personalidad hiperactiva, su constante búsqueda de cosas por hacer y cómo nunca desperdicia ni un segundo de su vida.

¿Cómo describe su estilo al vestir?

Es elegante, pero con un toque personal. Puedo usar algo muy preppy, pero mezclado con algo que rompa un poco las barreras. Me gusta experimentar con prendas que quizá no cualquier persona usaría y siempre busco un sello diferenciador.

Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic
Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic

¿En qué consiste el trabajo de una blogger?

Es como ser una pequeña agencia de publicidad: contacto clientes, los asesoro, les mando propuestas sobre cómo atraer a su público meta, les ayudo con su imagen. Para eso hay que conocer muy bien al público meta. Me paso reuniendo con clientes todas las semanas.

De cada publicación que yo hago, tengo que presentarle al cliente las estadísticas: alcance, reacciones, comentarios, likes, etc. Esas métricas le sirven al cliente para cruzarlas con respecto a las ventas. Al final del día, lo que importa es generar ventas. Si yo no genero ventas, pierdo mis clientes. Es así de simple.

¿Cómo mantiene a su audiencia?

Yo trato de ser muy fiel con mi audiencia y ser 100% Natassia Capra. Visto lo que yo realmente usaría y con lo que me identifico. No trabajo con cualquier marca solo por la plata; hay una curaduría detrás de cada foto. De lo contrario, perdería credibilidad.

Es muy importante para mí ser muy leal a los seguidores y, sobre todo, a mí misma. Eso es lo que genera confianza y compromiso con ellos, lo que luego se traduce en una compra exitosa.

La gente dice: “ella lo está usando, se puede usar de esa manera, ella cree en el producto, es una persona real que me lo está recomendando”. Entonces, consume lo que uno está vendiendo, pero todo sucede de una manera muy orgánica.

¿Cuáles prendas de ropa son sus imprescindibles?

Me fascinan los blazers; siento que son un must en cualquier closet. Son muy vestidores, incluso combinados con un short. Van con todo: jeans, vestidos, faldas… Me encantan.

También me parece importante tener una camiseta blanca y negra, porque son básicos que se pueden combinar con todo. Además, me gustan mucho las faldas y los vestidos.

¿Cómo se proyecta en el futuro?

Me gustaría seguir mi plataforma como blogger porque me puedo abrir a nuevos mercados y el blog puede evolucionar junto a mí como persona.

También me gustaría colaborar para crear colecciones de moda con alguna marca. Por otro lado, he estado planeando, junto a una amiga, un negocio relacionado con asesoría de imagen.

¿Qué opina de vender un estilo de vida que para muchas personas es inalcanzable?

La gente me ve viajando o luciendo marcas, pero quizá no saben que eso es parte de mi trabajo. Cuando viajo, me llevo mercadería para hacer sesiones de fotos donde vaya. Me llevo los outfits listos y contrato a un fotógrafo.

Para mí es fundamental cumplir mis compromisos con los clientes y estar generando contenido para mi audiencia, aunque sea durante mis vacaciones.

Yo me pago mis viajes, pero ha sido a puro trabajo; yo me mato trabajando. La gente puede pensar que es fácil porque solo ven las fotos, pero no se ve lo de atrás.

Soy una mujer supertrabajadora; para mí el tiempo es oro y aprovecho cada segundo de mi vida. Eso se ve reflejado en los resultados que he obtenido.

Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic
Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic

De los lugares que ha visitado, ¿cuáles le han dejado los mejores recuerdos?

A mí me fascina viajar, conocer otras culturas, tener la mente abierta. De los lugares que he conocido, te puedo decir que en Madrid me siento en como en casa. Turquía me fascinó, es exótico e interesante; Capri, en Italia, es como vivir en una pintura; y el Salar de Uyuni, en Bolivia, es impresionante.

¿Qué países tiene en la lista de pendientes?

Japón, Australia y Sudáfrica, porque están en tres continentes a los que nunca he ido.

¿Cuáles han sido los retos de ser su propia jefa?

Todo es disciplina y tener un balance, aunque ese balance suelo perderlo porque soy demasiado entregada a mi trabajo.

Me consumo demasiado en contestarles a todos mis seguidores, pero es que a ellos les debo todo lo que tengo; son la razón de mi trabajo. Lo mínimo que puedo hacer es darles mi tiempo, porque ellos me han apoyado incondicionalmente.

Así que de mis propósitos de este año, como propia jefa, están establecer límites, ponerme a mí de primero y balancear mi salud, mi vida y mi trabajo.

Al ser tan dedicada a su trabajo, ¿cómo cuida su salud física y mental?

Este año, después de cuatro años de indisciplina, retomé el ejercicio. El cambio que he sentido es impresionante, me siento más feliz que nunca. Dedicarme una hora, cuatro veces por semana, es un asunto de amor propio. Es tiempo para mí, para cuidar mi cuerpo.

Natassia Capra Chamorro es 50% tica y 50% nica.

Sí, mi mamá es nicaragüense y toda mi familia materna vive en Nicaragua. Voy absolutamente todos los años a visitar a mi familia y mi madre siempre nos ha inculcado la importancia de amar nuestras raíces.

Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic
Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic

¿Alguna vez ha sido víctima de xenofobia?

En el colegio sufrí bullying, agresiones verbales y físicas, e incluso una vez me amenazaron de muerte. Pero eso nunca fue razón para que yo dejara de sentirme orgullosa de mis raíces.

Por sus apellidos, ¿su familia materna tiene alguna relación con los políticos nicaragüenses?

El esposo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, Joaquín Chamorro, era primo hermano de mi abuelo.

Razón por la cual tu familia tuvo que salir exiliada en la época de la dictadura de Somoza...

Sí, estuvieron un tiempo viviendo en Washington D. C. Para ese entonces mi mamá tenía 13 años. Regresaron muchísimos años después, cuando terminó la dictadura.

Eso los marcó. Actualmente, con la situación que vive el país bajo el mando de Daniel Ortega, mi familia se ha mantenido firme en que de su patria nadie los saca, porque ya saben lo duro que es vivir exiliados.

¿Esa historia familiar tiene un impacto en su forma de ser?

Yo no lo viví personalmente, pero mi mamá sí y seguramente por eso ella siempre ha sido un ejemplo de fortaleza. Creo fielmente que mi familia está constituida por mujeres muy fuertes: han pasado muchas pruebas, incluso de salud, y siempre muestran una actitud luchadora.

¿Tiene un compromiso con su mitad nicaragüense?

Yo siempre trato de colaborar. Hace poco recaudamos fondos para pagar los estudios de jóvenes que han tenido que salir del país por la situación política y buscar refugio en Costa Rica.

Y mis redes sociales siempre serán una plataforma para poner un granito y apoyar las buenas causas, así lo hice con la Teletón de Nicaragua y tras el estallido de violencia política que sucedió hace dos años. Siempre trato de involucrarme en lo que pueda para ayudar a mi otro país.

Su mamá, Patricia Chamorro Sandino, tiene un papel muy importante en su vida.

Mami es una mujer espectacular. Me siento muy afortunada de que me haya tocado como madre. Es un ser humano excepcional, siempre ha estado abocada a colaborar en temas sociales y es una mujer demasiado entregada a los demás.

Es de las personas más positivas que conozco, y esto me fascina porque ese positivismo es de las cosas más importantes que he aprendido de ella, a pesar de las adversidades de la vida.

Y, además, es una mujer super trendy, fashion y elegante. Siempre anda impecable pero refleja sencillez. Es una inspiración para mí.

Y una sobreviviente...

Lo más duro que hemos vivido como familia fue cuando ella tuvo cáncer de mama. La vimos pasar por todo el proceso de quimioterapia, radioterapia y mastectomía, pero nunca la vi quebrantarse, ni siquiera cuando tenía que comer por sonda. Todo está en la mente y ella siempre estuvo convencida de que iba a salir de eso y así fue. Es un ejemplo.

Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic
Producción: Alexa Rodríguez / Arte: Augusto Ramírez / Fotografía: Jorge Navarro / Locación: Shabby Chic

Ahora no solo quiero ser como Natassia Capra, sino también como su mamá.

Consejos de Natassia Capra para tener éxito en un proyecto propio
  1. Creer en uno mismo. Si uno no cree en uno, nadie más lo hace. Este es el inicio de todo y la confianza permite acallar las voces de quienes nos quieren hundir o meter miedo.
  2. Tener constancia, disciplina y perseverancia. Con eso podemos lograr lo que queramos.
  3. Ser humilde y tratar con respeto a todas las personas, sea quien sea.