Por: Mónica Morales.  23 mayo

La capacidad de los niños para desarrollar su inteligencia en sus primeros seis años de vida es impresionante. Se dice que en este periodo el cerebro humano alcanza el 80% de su capacidad. Mediante el ocio creativo y su interés en jugar y explorar, la niñez utiliza su infancia como materia prima para formar las destrezas que requerirán en el futuro. La pedagoga Ana Lucía Carvajal, de Little Monsters, nos propone 6 consejos para ayudar a los niños a que potencien habilidades como la creatividad, la socialización, el espíritu científico y la negociación.

Haga de su hogar un sitio de aprendizaje

Adapte la casa para que el niño se apropie, de manera segura, de diversos espacios en el entorno hogareño, no únicamente su cuarto o el cuarto de juegos. Usted puede motivarles a desarrollar pequeñas tareas domésticas como depositar su ropa sucia en una canasta, dejarles explorar el patio y regar las plantas, permitirles jugar con envases plásticos de la cocina o cajas de cartón… esas son acciones simples que pueden traer grandes beneficios para el desarrollo motor, la creatividad y el pensamiento analítico.

Niños en el Centro Educativo Preescolar Little Monsters
Niños en el Centro Educativo Preescolar Little Monsters
Deje que experimente

Procure que los niños cuenten con materiales que les permitan experimentar. Deben tener diferentes formas, colores y texturas como papel, plastilina, agua, arena y objetos variados. Cuando a un niño se le despierta su curiosidad por el entorno, ese niño le busca usos no tradicionales a los objetos que encuentra, y es más seguro de sí mismo por lo que se siente estimulado a explorar más y también a relacionarse con las personas de su entorno.

Fortalezca su capacidad de socialización

Cuando más de dos niños dirigen su propio juego y los adultos adoptamos un rol de facilitación, ellos inician una exploración, desarrollan ideas y posteriormente comienzan a construir por su propia cuenta. Veremos cómo naturalmente tratarán de encontrar apoyo en el otro o los otros y aprenderán a negociar entre ellos y adquirir importantes habilidades de socialización, esto les ayuda a ser más flexibles e incluyentes en el futuro.

Niños en el Centro Educativo Preescolar Little Monsters
Niños en el Centro Educativo Preescolar Little Monsters
Respete su juego inactivo

Se debe reconocer que los niños pueden jugar tanto de forma activa como inactiva. Es posible reconocer la fase de juego inactivo del niño cuando éste se dedica por un tiempo solo a observar quietamente qué sucede a su alrededor. Esto no significa pasividad, porque a través de la observación desarrollan su capacidad analítica y construcción cognitiva e incluso desarrollan la habilidad de anticipar lo que sucederá tras realizar una acción. Posteriormente, el niño entrará en su fase de juego activa, que es cuando llevará su pensamiento a la práctica.

Desarrolle la comunicación

El adulto puede apoyar el proceso de reflexión del niño cuando a partir de su juego y exploración le pregunta ¿qué observó?, ¿qué aprendió? o ¿cómo se sintió durante su experiencia? Esta es una manera efectiva de incrementar la significancia de lo observado y realizado por ellos.

Incentive su imaginación

Los niños tienen una imaginación muy poderosa que los puede llevar a adquirir nuevos aprendizajes a partir de su juego y exploración. Para incentivarles su espíritu de conocimiento usted puede iniciar historias fantásticas que posteriormente ellos pueden asumir como propias y desarrollar su propia invención. El estímulo de un arranque creativo también puede llevarles a investigar por qué suceden las cosas por su propia cuenta, de forma que se fortalece su espíritu científico.