Andrea González Mesén.19 junio, 2018

Manejar un automóvil es más que tener una licencia. Aprender a conducir eficientemente le puede ayudar a reducir el consumo de combustible, el deterioro prematuro del vehículo y la contaminación ambiental.

Para conducir de manera eficiente hay que evitar frenazos bruscos, acelerones y realizar el cambio de marchas de forma adecuada, esto disminuirá los ruidos del motor, dará tranquilidad durante el viaje y evitará los estados de estrés producidos por el tráfico, reduciendo a su vez el riesgo y la gravedad de los accidentes.

Otro punto que interviene en este método de conducción es el consumo de gasolina, y aunque parece que no hay relación, el comportamiento del conductor influye. Hay que tener especial cuidado al arrancar el vehículo o al utilizar el acelerador. Se recomienda anticipar las situaciones del tráfico para frenar lo menos posible, ya que al mantener una velocidad constante el consumo también se mantiene.

Recuerde:

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • Mantener una buena distancia de seguridad para disponer de tiempo de reacción suficiente.
  • Usar la primera velocidad para el inicio de la marcha, cambiando lo antes posible a segunda.
  • Circular el mayor tiempo posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones pues el vehículo de esta manera consume menos.
  • Reducir la velocidad de punta que se puede alcanzar en un determinado recorrido para conseguir una velocidad media constante.

Fuente: Ricardo de la Peña, mecánico de Autopits.