Brenda Alfaro.2 mayo

Uno de los mayores problemas al aplicar medidas contra el acoso en empresas es que no hay un proceso adecuado de comunicación de los manuales, no hay una estrategia para compartir el mensaje en toda la compañía en conjunto Recursos Humanos, entonces la información no se logra ejecutar de la manera correcta.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el acoso sexual en el lugar de trabajo como “insistentes proposiciones, tocamientos, o invitaciones no deseadas de carácter sexual, que influyen de manera directa en las posibilidades de empleo y en las condiciones o el ambiente laboral”.

Es importante la creación de políticas que este tipo de comportamiento, y que ayuden a las víctimas a comprender cómo denunciar al supuesto acosador y ayuden también a las empresas a tomar acciones administrativas en un posible caso. El acoso sexual también puede ser sufrido por hombres, sin embargo la mayoría del tiempo las mujeres estamos más expuestas a ser víctimas cuando se presentan posiciones de desventaja o posibles competencias.

Conocer las políticas de la empresa

6 de cada 100 mujeres las han amenazado con perder el trabajo y a 1 de cada 5 le ofrecieron algún beneficio a cambio de favores sexuales, datos según el segundo “Estado de los Derechos Humanos de las Mujeres en Costa Rica”.

Por ello es importante que todas las personas que trabajan en una empresa tomen conciencia del tema y sepan cómo actuar.

“Internamente, es de suma importancia que todos los colaboradores sepan qué hacer ante una situación de acoso, a cuál instancia acudir para poner su denuncia y cuáles son sus garantías. También, dentro de la cultura organizacional de la empresa, se deben reforzar constantemente los conceptos de respeto, diversidad, igualdad y cero tolerancia para que exista una línea congruente entre lo establecido en el papel y lo que se ejecuta”, explicó Marisela Bermúdez, Gerente de Recursos Humanos de Sfera Legal.

A nivel de Recursos Humanos, es primordial que las empresas cuenten con una política de prevención de acoso sexual que especifique las medidas respecto al comportamiento verbal y no verbal que se debe manejar a lo interno, con el fin de alcanzar la correcta aplicación del protocolo, y lograr mayor confiabilidad en el proceso.

“Un plan de comunicación estratégico hará que toda información sobre la cual la empresa quiera capacitar o sensibilizar llegue por lo canales idóneos a sus colaboradores. Este plan, unido al protocolo de prevención sobre acoso sexual, evitará que surjan implicaciones para la organización como crisis internas, desmotivación laboral, ausentismo, mala reputación e incluso una baja en la productividad”, comentó el Director General de Upgrade Comunicación, Nicolás Lescano.