Cecilia López.3 octubre

La hiperactividad de una niña de 5 años hizo que sus padres optaran por introducirla a un deporte de su gusto, la gimnasia. Hoy, esa niña no solo se encuentra más cerca de cumplir su sueño de participar en los Juegos Olímpicos, sino que representará a todo su país en la competencia multideportiva más grande del mundo para atletas jóvenes de alto rendimiento; Camila Montoya será la única en tutelar a Costa Rica en gimnasia durante los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

Fue hace 10 años, cuando la madre y el padre de Camila decidieron inscribirla en gimnasia, como solución a la cantidad de energía que presentaba su hija. Lo que nunca pensaron fue que llegaría a amar tanto este deporte y a poseer el necesario potencial, como para actualmente ser la campeona nacional de su categoría y seleccionada nacional del equipo juvenil.

“Siempre ha sido una chica muy hiperactiva y decidimos buscarle un deporte que le gustara, entonces a los 5 años la pusimos en gimnasia para quitarle un poquillo de energía y resultó que las entrenadoras le vieron mucho potencial”, explicó la mamá de la deportista, Marjorie Jiménez.
.
.

Hace tres años, Camila recibió la noticia de la posible oportunidad de participar en los Juegos Olímpicos de la Juventud, desde entonces ha llevado una larga y difícil preparación, que indudablemente la condujo durante los Panamericanos Juveniles en junio pasado a clasificar en los Juegos Olímpicos de la Juventud, que tendrá lugar en Argentina del 6 al 18 de octubre.

“Me siento súper emocionada, súper feliz de ir a una competencia tan grande como esta y poder representar a Costa Rica, siempre de la mejor manera”, indicó Camila Montoya.

A sus 15 años, Camila debe entrenar de 5 a 4 horas diarias de lunes a sábados. Asimismo, ella debe ir al colegio y hacer tareas después de los entrenamientos, para no descuidar sus estudios.

“Ella va de 7:30 a.m. a 3:00 p.m. al colegio y después pasa de 4:00 p.m. a 7:00 p.m. en el gimnasio, luego viene a la casa, se come algo, hace tareas y se duerme. Yo a veces pienso que no entiendo cómo hace, ella es muy disciplinada, es de admirar, es sumamente cansado y sacrificado”, expresó la madre.
Camila Montoya.
Camila Montoya.
Detrás de un gran deportista, un gran apoyo familiar

Solemos ver las medallas y los resultados cuando un deportista de alto rendimiento llega a sus objetivos, pero no vemos que detrás de un niño con la meta de llegar lejos, existe una madre y un padre dispuestos a dar todo lo necesario para que su hijo cumpla sus sueños. Este es el caso de los padres de Camila, quienes incluso debieron mudarse para tener mayor comodidad a la hora de llevar a su hija a los entrenamientos.

“Definitivamente uno tiene que estar dispuesto a apoyarlos, porque sino es muy difícil. Dios no ha permitido apoyarla, hemos tenido que cambiar muchas cosas en función para que Cami pueda entrenar”, comentó su madre.

La familia cumple un papel fundamental en el éxito de los grandes deportistas, desde la alimentación, como el acompañamiento a los entrenamientos. Es por eso que en el caso de Camila, los logros de la campeona nacional también se sienten como los de los propios padres.

“Es muy emocionante, todos esos años de preparación y de estar detrás de Cami valieron la pena y ahora todos vamos para Argentina a apoyarla”, expresó.