Andrea González Mesén.11 diciembre, 2018

Cuando llega el mes de diciembre empezamos a plantearnos los propósitos de año nuevo y nos llenamos de nuevas metas por cumplir, pero conforme avanzan los meses los planes van cambiando y las metas se van quedando atrás. Entonces, ¿qué hacer para plantearse objetivos realizables en el 2019?.

De acuerdo con María Ibarra, experta en Administración de Proyectos y creadora de la agenda The Full Planner, es importante tomar decisiones basadas en lo que es posible y no en lo que es probable.

Para que los objetivos del 2019 sean realizables, se deben plantear bajo los siguientes parámetros:

1- Debe ser un objetivo que se desee fuertemente. Si siempre está en su mente es una señal para que sea un buen objetivo.

2- Debe generar emoción. Aunque parece similar al punto uno, se diferencia porque la emoción está alineada a los deseos del corazón. Por ejemplo, cuando una persona emprende porque desea un mayor ingreso de dinero, pero ese emprendimiento no es algo que ama y que le emociona, entonces no le va a dedicar la energía y el tiempo que requiere, dándole al proyecto pocas oportunidades de cumplirse. Me frustro en el camino, por generar dinero. Cuando ese objetivo te emociona hasta se siente físicamente.

3- Estar dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para cumplirlo. Es esencial preguntarse ¿me veo invirtiendo tiempo y recursos casi a diario en ese objetivo? ¿Estoy dispuesto a vencer mis miedos y pasar desilusiones para lograrlo?.

4- Debe tener un impacto a largo plazo. Vivimos ahogados de información que hace que se desvíe nuestra atención de lo que es importante, haciendo que cambiemos de misión constantemente. Aquellos objetivos que obedecen a modas, presiones sociales o boom del momento, podrían ser deseos pasajeros que nos dejen con menos energía y recursos, para al final darse cuenta que el impacto que causaron fue momentáneo.

5- Deber ser un objetivo claro y medible. Por ejemplo “bajar de peso” no es un objetivo, es un deseo. En cambio, comprometerse con “bajar 10 kilos para el 30 de junio del 2019″ es un objetivo claro. Hay que ir midiendo los avances y hacer ajustes, ya sea para acelerar o agregar algo más al deseo. Es importante cómo lo escribimos y como lo decimos. Debe tener fecha y número. Si lo podemos medir nos va motivar.

The Full Planner es una herramienta de apoyo para crear, medir y dar seguimiento a sus proyectos personales y profesionales de una manera creativa.
The Full Planner es una herramienta de apoyo para crear, medir y dar seguimiento a sus proyectos personales y profesionales de una manera creativa.
¿Cómo ejecutar esos objetivos?

Una vez planteados los objetivos viene una de las partes más complejas: cumplirlos. Para lograrlos Ibarra propone tres pasos a seguir.

1. Visualizarlo con detalle. Si queremos cambiar de carro, bueno tener claro el color, las texturas, la marca.

2. Realizar un plan escrito. Al escribir con la mano, no teclear, se tiene una conciencia más fuerte de lo que se está comprometiendo. Es necesario describir cómo planea llegar a cumplirlo.

3. Realizar revisiones semanales. Si recordamos y verificamos los procesos cada tres meses es probable que se le vaya el tiempo y muy difícilmente logre lo que se planteó. Si no existe un plan de acción concreto puede terminar el día en otro lado. Las revisiones deben ser semanales para analizar los avances.

4. Sea objetiva con el proceso. Cuando no se alcanzan los puntos planteados no se juzgue, analice qué sucedió, cambie de estrategia para alcanzarlo y si es necesario replantéese las metas. Puede que de enero a julio sus prioridades hayan cambiado.

Es necesario liberar objetivos para usar esa energía en lo que realmente se puede y deseamos realizar. Menos es más. Con esas metas que no está logrando avanzar tiene tres caminos a seguir: postergarlas, cerrarlas para dejar de tener pendientes abiertos y no culparse más por no realizarlo debido a que simplemente ya no le interesa, o delegarlas a otras personas.

5. Hay que hacer sacrificios. Tenga en cuenta que no se trata solo de tiempo y recursos, sino algunos temas internos. Por ejemplo al emprender un negocio posiblemente pasará por la desilusión y el rechazo. Abra las puertas, no les tenga miedo y aprenda de ellas.

6. Micropasos. Si como a la mayoría se le complica seguir una rutina utilice cambios pequeños para llegar a su meta.