Mónica Morales.13 julio

La Cámara Costarricense de la Salud, en conjunto con Laboratorios Echandi y con el apoyo de COMEX, lanzaron una iniciativa de testeo proactivo de COVID-19, en la cual buscan asegurar la continuidad operativa del sector productivo del país. 

El programa de testeo proactivo nace de una iniciativa privada que se presentó al Ministerio de Comercio Exterior (COMEX) y al Ministerio de Salud. COMEX lidera la Mesa Ejecutiva del Sector Comercio Exterior, desde donde se contribuye a todo esfuerzo que busque asegurar el funcionamiento de industrias que son críticas para el país, en particular el sector comercio exterior.  

“El sector exportador representa casi un millón de puestos de trabajos directos e indirectos y debemos hacer todo lo posible por protegerlos. Al proteger la salud no solo protegemos las familias sino también la actividad económica de nuestro país. Espero que las empresas de nuestro sector participen en esta iniciativa pronto y que más laboratorios se unan al programa”, indicó Dyalá Jiménez, Ministra de Comercio Exterior. 

El objetivo es llegar a empresas e instituciones de distintos sectores, entre los requisitos para participar en la iniciativa está ser empresas medianas o grandes, pertenecer a sectores estratégicos del país o de mayor riesgo de contagio por su giro de negocios o localización, que operen en estructuras “cerradas” y cuenten con programas de medicina de empresa. 

El programa es llevado a cabo por Laboratorios Echandi, con el apoyo de la Cámara Costarricense de la Salud y el Ministerio de Salud. 

“Buscamos minimizar el riesgo a la continuidad operativa empresarial mediante el uso de herramientas epidemiológicas, revisión de protocolos, inducción en mejores prácticas y usando el testeo para informar la toma de decisión interna”, señaló Federico Echandi, Gerente General de Laboratorios Echandi.

A lo largo de tres meses, los expertos de Laboratorios Echandi realizarán pruebas de diagnóstico de COVID-19 en un grupo de colaboradores de Cuestamoras Salud sin síntomas, seleccionados según el riesgo de contagio al que están expuestos, ya sea por la naturaleza de su puesto o por la zona geográfica donde se desempeña. Se podrán realizar entre 200 y 300 pruebas por mes.

Hasta ahora, las autoridades de salud realizan testeo proactivo en algunas comunidades y en hospitales. Esta iniciativa del sector privado permite hacerlo por primera vez en un centro de trabajo, donde conviven, por varias horas, personas cuyos hogares se encuentran en distintas comunidades, aportando valiosa información para la vigilancia epidemiológica de la pandemia.