Mónica Morales.15 junio, 2018

Transitar por una calle, un parque, o una plaza, es parte de la cotidianeidad de los ciudadanos, quienes para llegar a sus destinos se ven obligados a atravesarlos.

Estos son mejor conocidos como espacios públicos y aunque muchos no se percaten sobre lo que tienen a su alrededor, su transitar por esos sitios, puede generar más emociones en las personas, de las que se podría imaginar.

De acuerdo con la diseñadora de interiores, Marcela Soto, embellecer el entorno por medio de los espacios públicos, ayudaría a que en conjunto los ciudadanos tengan un mejor humor e incluso, que se lleven mejor entre sí.

“Lo ideal es diseñar espacios que motiven. El buen diseño definitivamente nos hace mucho más productivos y también ayuda a que seamos más felices”, comentó Soto.

Según explicó la diseñadora, esto se debe a la armonía del ambiente, ya que estos espacios con un diseño adecuado, transmiten energía positiva e incluso paz y eso se logra por medio de una correcta aplicación del color y de diseño.

Por ello, todos los detalles pueden marcar la diferencia: desde la ubicación de un basurero hasta la correcta iluminación.

“La armonía en el ambiente es fundamental, esto es diseñar pensando no sólo en el proyecto, sino también pensando en todas las personas que visiten o transiten en esos espacios públicos, pensando en sus necesidades, desde los adultos mayores, en quienes tienen capacidades especiales, e incluso, en los indigentes”, agregó Soto.

Según la especialista, vivimos de emociones, así que al diseñar debemos procurar ponernos en los zapatos de todo aquel que visite ese espacio público y pensar detenidamente qué es lo que se quiere provocar en la gente.

Fuente: Marcela Soto, diseñadora de interiores (tel.: 8729-1340).