María Fernanda Salas.25 mayo

Este 26 de mayo del 2020 empezará a regir el matrimonio igualitario en Costa Rica. Un acto legal que tiene su historia.

El gobierno del presidente Luis Guillermo Solís hizo una consulta a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y, en el 2018, esta ordenó que se les tenía que garantizar a las parejas del mismo sexo todos los derechos que la legislación le otorgaba a las heterosexuales. Posteriormente, la Sala Constitucional falló que, para mayo del presente año, se eliminaría la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo.

La Constitución Política costarricense nunca ha prohibido el matrimonio igualitario; lo que imposibilitaba estas uniones era el Código de Familia, específicamente, el inciso 6 del artículo 14 que ahora ya no es vigente. Esto nos convierte en el país número 29 a nivel mundial y el sexto en Latinoamérica en garantizarle este derecho a la comunidad sexualmente diversa.

04/08/2018 Plaza de la Justicia, San José, Costa Rica. Plantón en pro del Matrimonio Igualitario. Camisa alusiva. Fotografía Carla Orozco Odio
04/08/2018 Plaza de la Justicia, San José, Costa Rica. Plantón en pro del Matrimonio Igualitario. Camisa alusiva. Fotografía Carla Orozco Odio

La garantía de este derecho es algo que impacta profundamente a muchas parejas a lo largo de todo el país, ya que aporta validación, visibilidad y contribuye a moldear una cultura más inclusiva. Entre ellas están Carlos Aguilar y Kenneth Masís que planean celebrar su boda tan pronto como pase la pandemia del covid-19.

Ambos son costarricenses, pero antes de que se conocieran Carlos ya llevaba varios años viviendo en Nueva York. Estaba de vacaciones en Costa Rica visitando a su familia y se conocieron en una fiesta de un amigo en común. Sin embargo, Carlos no buscaba nada. “¿Que voy a hacer yo con un tico viviendo en Nueva York?”

Pero resultó que Kenneth en ese momento estaba planeando mudarse a San Francisco y entabló conversación con Carlos para saber cómo era todo el proceso de mudarse a Estados Unidos. “Inmediatamente, desde allí ya hubo conexión”, comentó Kenneth.

Carlos Aguilar y Kenneth Masís
Carlos Aguilar y Kenneth Masís

Comenzaron una relación a larga distancia. Se visitaban todos los meses, o incluso cada dos semanas si era posible. Dos años después, Kenneth se mudó con Carlos en Nueva York y desde entonces viven juntos.

Desde hace tiempo pensaban casarse, pero decidieron esperar hasta el momento en que en su país natal fuera legal para poder celebrarlo con sus familias y para poder, finalmente, sentirse reconocidos por el país que los vio crecer.

Historia de exclusión

Ambos reconocen que en Costa Rica hemos avanzado significativamente en temas de derechos. Sin embargo, al recordar su juventud, Carlos retrata un país que sistemáticamente recriminaba a las personas por ser diferentes. “Cuando yo era un adolescente, en esa Costa Rica de los ochentas, todavía era una época donde había vergüenza, persecución, donde había que esconderse, donde había rendadas. A los lugares de repente entraba la policía y se llevaban a todo el mundo”.

Kenneth tiene recuerdos similares. Comentó que él no se reconoció como homosexual hasta los 23 años y ya para entonces había amasado una gran carga de homofobia internalizada.

Ahora bien, no es de extrañar que la comunidad sexualmente diversa tuviera una percepción sombría del mundo en ese momento, ya que la homofobia y la discriminación estaban fuertemente institucionalizadas. En Costa Rica, los actos homosexuales eran penalizados por el Código Penal hasta 1971, no obstante, aún en la década de 1980 existía la represión. Se realizaban redadas en bares de ambiente y, en ocasiones, la policía rapaba a las personas que asistían a estos lugares para que sus familias o empleadores se enteraran y, de este modo, eran excluidos de la sociedad.

La redada más grande ocurrió en 1987 durante la administración de Óscar Arias. El mismo año que el presidente recibió el premio nobel de la paz, se arrestaron a 253 personas homosexuales en bar La Torre bajo el pretexto que las escenas reñían contra la moral.

Marcha de los invisibles

Kenneth confiesa que antes de la marcha de Los Invisibles del 2012 nadie en su oficina sabía que él era gay. Al principio no estaba seguro si asistir o no, pero un amigo lo persuadió. “Si no voy yo a luchar por mis derechos, no puedo ir yo después a exigirle a alguien más que lo haga”, afirmó.

16-06-12 San José. Saliendo de el Parque Central hasta la Asamblea Legislativa. Marcha
16-06-12 San José. Saliendo de el Parque Central hasta la Asamblea Legislativa. Marcha "Los Invisibles." Miles de personas marcharon hoy reclamando sus derechos. Entre estas personas se encontrapan personas de movimientos LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales. Foto: Luis Navarro

La marcha surgió porque el entonces diputado Justo Orozco lideraba la comisión de Derechos Humanos, pero había hecho una serie de comentarios derogatorios hacia la comunidad LGBTQ+. El legislador se había manifestado en contra del proyecto de uniones de convivencia para parejas homosexuales, el cual tenía como fin que se le reconocieran a las parejas homosexuales los mismos derechos legales y civiles que a las heterosexuales. Incluso, en una entrevista del 2012 en el canal 7 realizada por Pilar Cisneros, el Orozco dijo: “Yo creo que estas acciones de ellos son inhumanas. Estas preferencias son inhumanas”. Posteriormente, el diputado dijo que realmente nadie los molestaba porque era imposible reconocerlos si no se declaraban a sí mismos como homosexuales.

Por lo tanto, muchas personas de la comunidad salieron a la calle para reclamar sus derechos y hacerse visibles. “Fui ahí y fue bastante impresionante ver la cantidad de gente que había con pancartas y haciéndose visibles. Gritábamos ‘no somos cuatro gatos’. Estábamos llenando toda la Avenida Segunda”, comentó Kenneth.

16/06/2012, Ave Segunda, MArcha de LOS INVISIBLES, Miles de personas marcharon hoy para pedir la renuncia de la comisión legislativa de DDHH del diputado Justo Orozco, quién esta opuesto a ceder derechos a Homosexuales y lesbianas. Foto Rebeca Arias
16/06/2012, Ave Segunda, MArcha de LOS INVISIBLES, Miles de personas marcharon hoy para pedir la renuncia de la comisión legislativa de DDHH del diputado Justo Orozco, quién esta opuesto a ceder derechos a Homosexuales y lesbianas. Foto Rebeca Arias

Pero la lucha venía desde mucho antes. Desde el siglo XX existieron colectivos que luchaban por visualizar la discriminación y reclamar los derechos de esta comunidad, como la Asociación Nacional de la Lucha Contra el Sida, Las Entendidas y El Triángulo Rosa.

Además, es interesante resaltar que el segundo Encuentro Lésbico Feminista de Latinoamérica y el Caribe se realizó en San José, Costa Rica, en el año 1990. Sin embargo, no fue sin inconvenientes y discriminación. El gobierno de Óscar Arias emitió una directriz para que se le prohibiera la entrada a las mujeres que viajaran solas y fueran “sospechosas” de ser lesbianas. Además, la activista lesbiana Emma Chacón, en una entrevista para ‘Vamos a Besarnos’, comenta: “Llegaron unas furgonetas con muchos hombres adentró y empezaron a rodear el lugar. Nos tiraron piedras y palos”.

Ganó el amor

Carlos y Keneth afirman que el matrimonio igualitario contribuirá a que los y las jóvenes de hoy en día puedan aceptarse a sí mismo y no sentir que son las únicas personas que tienen estos sentimientos. “Ayuda a las futuras generaciones a no vivir su propia sexualidad con culpa y con estos sentimientos negativos hacia sí mismos que pueden contribuir luego a atentar contra sus propias vidas”, comentó Carlos.

Este comentario está respaldado por un estudio estadounidense de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglás en inglés). Este instituto encontró que un 42,8% de los adolescentes pertenecientes a la comunidad sexualmente diversa habían considerado seriamente el suicido. Esto es tres veces mayor a lo que reportaron sus contrapartes heterosexuales. Esta cifra está directamente relacionada a que tanto los y las aceptan en su familia y que tan inclusiva es su comunidad. Legalizar el matrimonio igualitario es un paso más cerca a vivir en una sociedad sin discriminación.

Carlos Aguilar y Kenneth Masís
Carlos Aguilar y Kenneth Masís

Por su parte, la Kenneth y Carlos muestran ilusión al imaginar cómo celebrarán su boda. Carlos afirmó que: “definitivamente yo la veo como una celebración del amor y como una confirmación de un compromiso del cual yo creo vehemente que es seguir forjando una vida a la par de él. Poder compartirlo con nuestras familias y esos amigos que escogimos como familia lo hace aún más especial.”