Por: Andrea González Mesén.  22 mayo

Los ticos estamos desarrollando una cultura de emprendimiento. Somos el sexto país más emprendedor a nivel latinoamericano y el número 56 del mundo; sin embargo, a pesar de esta motivación, solo el 20% de los emprendimientos logra superar los tres primeros años de vida en el mercado.

Así lo asegura el Índice Global de Emprendimiento 2018 elaborado por el Instituto de Emprendimiento y Desarrollo Global (GEDI, por sus siglas en inglés).

¿Por qué se da esto? De acuerdo con Ana Alfaro, fundadora de You Pura Vida, experta en temas de emprendimiento y mentora de emprendedores, una de las razones principales que provoca una vida relativamente corta del negocio es que el emprendedor incursionó en un proyecto por oportunidad; es decir, enfocado únicamente en el dinero, porque “todo el mundo” estaba emprendiendo en eso, o porque le ofrecieron un negocio que sonaba atractivo financieramente; sin embargo, el emprendedor no sentía realmente pasión hacia su producto o servicio.

“Por ejemplo, emprender vendiendo naranjas, porque todo el mundo las está vendiendo y están haciendo muchos millones con ellas, pero a mí no me gustan las naranjas, no sé cómo sembrar un árbol de naranja o no conozco realmente sus beneficios para mi cliente, esto provocará que ante la primera dificultad, crisis o situación deje mi empresa tirada y me vaya a intentar el próximo negocio por oportunidad de moda”, señaló Alfaro.

Para la experta esta es la razón por la que antes de emprender debe tener claras cuáles son sus habilidades o talentos que podemos poner a trabajar para desarrollar nuestra empresa.

Explotar los talentos

Los talentos son las aptitudes que todas las personas tienen de forma particular y única al realizar alguna actividad o labor en especial, lo cual le permite llevarlo a cabo con facilidad y excelencia, superando los resultados promedio de las personas en su entorno.

“Al emprender basándonos en el talento que cada persona posee tenemos la garantía de que el producto o servicio que brinde se llevará a cabo con pasión, con amor hacia lo que se está realizando, dando como consecuencia la excelencia, y el cliente lo percibirá así, creando el vínculo de fidelidad, recomendación con otros posibles clientes, lo que se traduce en ventas constantes”, dice Alfaro.

Que el proyecto se mantenga con perseverancia y firmeza, principalmente en los primeros tres años, dependerá de vínculo real que existe entre el talento y el negocio, lo que lo impulsará a buscar la forma de mantener en pie su negocio, dándole la oportunidad de crecer y madurar.

La experta comentó que los talentos están directamente relacionados con los siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico matemático, espacial, interpersonal, intra-personal, corporal cinética y musical. Identificar cuáles son los innatos y cuáles son predominantes facilita reconocer las actividades que disfruta.

Este paso es clave para explorar cómo puede aplicar esa inteligencia y talentos a emprendimientos integrales y no solo de oportunidad.

“Conocer cuál es mi talento y cómo puedo ponerlo al servicio de las demás personas (clientes) va a permitir que el emprendimiento sea más fuerte que si lo hago únicamente con la intención de generar altos porcentajes de rentabilidad, lo que no es malo, pero si se hace con esa mentalidad, las bases de la empresa no serán tan sólidas como si el emprendimiento se hubiera realizado pensando en satisfacer mis necesidades y las de los demás”, concluyó Alfaro.

Pasos para iniciar su negocio

1) Realice una investigación en el entorno para encontrar problemas que los demás necesiten solucionar y que usted, por medio de la aplicación de los talentos, los pueda resolver con excelencia.

2) Aplique la creatividad e innovación para desarrollar una solución que marque una diferencia respecto a lo que está brindando la competencia.

3) Revise qué necesita y qué posee para empezar con lo que tiene. Los recursos que aún no posee, los resolverá con un plan de cómo obtenerlos, incluso ejecutando otras tareas que le generen cierto capital para lograrlo o por medio de un plan por etapas del mismo negocio. El financiamiento con bancos o financieras, de primera entrada, no es la única solución que deberían buscar la mayoría de emprendimientos.

4) Diseñe un plan de negocios en formato de prelanzamiento, que le permita perfeccionar su producto o servicio, conocer a profundidad el mercado, ir creando su cartera de clientes y recibir retroalimentación.

5) Busque apoyo, guía, mentores, aliarse a personas que ya han vivido y están sumergidos en lo dulce y amargo del emprendimiento.