Redacción PERFIL.12 junio

Cada madre conoce a su hijo, pero seguramente en estos días algunas han tenido más tiempo de observarlos mejor e identificar sus múltiples virtudes, inclusive muchas que ellos mismos aun no reconocen.

Como padres, podemos lograr que nuestros niños se enfoquen en sus fortalezas desde edades tempranas y así conseguir que, poco a poco, logren sus objetivos, modifiquen su conducta y comiencen a notar grandes resultados en su proceso de aprendizaje.

“La metodología PNL para niños se enfoca justamente en fomentar valores que le permiten al pequeño adoptar una actitud positiva hacia la vida, pero de forma pedagógica. Mediante un conjunto de técnicas que permiten la reprogramación de pensamientos y sentimientos a través de palabras, se generarán nuevas creencias que estimularán integralmente a los más pequeños de la casa”, afirmó Karla Chaves, entrenadora internacional de Programación Neurolingüística.

Antes que nada, es importante que tanto padres como educadores, sepan que el proceso de aprendizaje de cada uno es diferente, por eso es importante seguir estas recomendaciones:

Conozca el canal de aprendizaje de su hijo

En Programación Neurolingüística existen canales de aprendizaje llamados “sistemas representacionales” y se dividen en 3: niños visuales, niños auditivos y niños kinestésicos (estos aprenden experimentando por medio del tacto, olfato y el gusto).

Un ejercicio para definir en cuál categoría se ubica su hijo es, por ejemplo, preguntarle si prefiere jugar con barro y hacer esculturas, ver una película o escuchar una canción y bailar. De esta forma descubriremos cuál es el canal al que está más abierto para recibir información.

Cuando ya descubrimos cuál es el canal preferente del menor (aunque los tres están presentes siempre) podemos utilizar esta información para que las actividades en casa o las clases en el kínder o la escuela sean mucho más divertidas y provechosas para ellos.

Enséñele a los niños que la mente controla el actuar

El pensamiento genera una emoción y la emoción una acción, entonces podemos enseñarle a nuestros niños el poder que tiene el pensamiento sobre su cuerpo, ¿cómo?, por ejemplo, podemos hacerle notar a los pequeños que cuando ven una película que asusta su cuerpo reacciona. Si ven una película que les genera ganas de llorar su cuerpo, ¿qué hace? manifiesta el llanto, y lo mismo sucede si eligen fábulas o series que les provocan risa. Su estado de ánimo cambia por completo.

Por medio de esta sencilla dinámica, ellos comprenderán que la mente controla el actuar.

Utilice frases positivas:

Diríjase al niño con instrucciones claras y concretas, además evite que estas frases tengan una connotación negativa, por ejemplo, en lugar de decirle al niño: “¡te vas a sacar malas notas por tener ese cuaderno tan desordenado!”, piense lo que le quiere transmitir y busque la forma más adecuada de dirigirse a él, por ejemplo puede decirle: “sabés que cuando te esforzás obtenés resultados increíbles”. De esa forma el niño se sentirá más motivado a cumplir con sus asignaciones.

Ser asertivo al cuestinarlo:

Cuando su hijo tenga un comportamiento que usted no considere adecuaos evite preguntarle “porqué”, mejor ayúdelo a entender la emoción que le hizo actuar de cierta manera haciéndolo analizar con frases como: ¿qué sucedió qué te hizo actuar así?. Esa es una manera de orientarlo a comunicarse mejor.

Evite condicionar:

Muchas veces condicionamos las obligaciones de los niños diciéndoles frases como: “si hacés la tarea podés ver televisión”, instaurando en su mente que deben obtener “un premio” a cambio de cumplir con sus responsabilidades. El consejo en este caso es cambiar el “si”, por el “cuando”: “cuando hagás la tarea podrás jugar o ver televisión”.

Beneficios del PLN para los niños

Esta metodología es ideal para que los pequeños aprendan a resolver conflictos, además ayuda a mejorar problemas de concentración y favorece la confianza en sí mismos. Esos, entre muchos otros beneficios:

  • Estimula la lectura.
  • Fomenta la capacidad de organizarse
  • Promueve autonomía
  • Estimula la seguridad en sí mismos.

“Mi mensaje final como instructora y como madre es: si invertimos en nuestros niños, no tendremos que sanar al adulto. Así es que llevemos esta información a nuestros hogares, compartámosla con todas los papás, educadores y personas que se relacionan con niños alrededor de nuestro entorno, para que cada vez tengamos niños más felices y sanos”, dijo Karla Chaves, entrenadora Internacional de Programación Neurolingüística.

Con Programación Neurolingüística los niños serán capaces de controlar sus nervios, superar sus miedos, liberar tensiones, aprender a comunicar y expresarse mejor, comprender la realidad, tomar conciencia de sus dificultades y poder actuar sobre ellas.

Fuente: Karla Chaves, entrenadora Internacional de Programación Neurolingüística del Centro Integral Creciendo en Grande. Teléfono: 2253-2483.