Andrea González Mesén.21 diciembre, 2018

Shanely, Paola y Camila son estudiantes del Liceo Pacífico Sur, no superan los 17 años y ya son emprendedoras y un ejemplo para más de 400 personas entre autoridades de la CEPAL, UNICEF y representantes de gobierno, por su proyectos Manos Amigables con el ambiente, que expusieron en el marco del Primer Encuentro regional latinoamericano por los 30 años de la Convención de los Derechos de los niños y niñas.

Ellas transforman el “jabón de olor” que les regalan hoteles de Osa y Ciudad Cortés en jabón líquido, con lo que ayudan en la prevención de enfermedades, cuidado del ambiente, y hasta en la generación de empleo.

El proyecto se publicó en el marco de la iniciativa Concausa 2030, que organizan América Solidaria, CEPAL y UNICEF, y que busca identificar y difundir proyectos de innovación social que apunten a alcanzar la igualdad y el desarrollo sostenible en los países del continente.

Las creadoras de este emprendimiento son Shanely López Guadamuz, Paola López Vega y Camila Badilla Ibarra. Ellas recogen, con ayuda de sus familiares, el jabón de olor que desechan los hoteles de Osa y Ciudad Cortés para convertirlo en jabón líquido que luego es utilizado por más de 700 estudiantes del Liceo Pacífico Sur al que ellas mismas asisten.

“Para producirlo ponemos el gas para generar calor y derretir el jabón, compramos bicarbonato y con ayuda de nuestros padres nos desplazamos hasta los hoteles de la zona para recoger los jabones que ellos desechan y nos regalan. Lo que buscamos, a corto plazo, es poder generar más empleo en la región”, comentó Shanely López.

Shanely y Paola son becadas de Fundación Monge y pertenecen a la Generación “Soy Cambio- UNESCO”.

Su proyecto vio inspiración en la historia de un africano, Derrek Kayongo, quien al llegar a Estados Unidos procesó jabón para ayudar a diferentes personas en el mundo.

Magda López, coordinadora de proyectos de Fundación Monge, explicó que fue en un taller de responsabilidad personal y social en el que se les instó a involucrarse en alguna iniciativa real en su comunidad, donde su aporte impactara al mundo y así fue como junto a Camila, decidieron crear este proyecto que las hizo merecedoras de viajar a Chile.

“Con este proyecto cumplimos varios Objetivos de Desarrollo Sostenible que son impulsados por las Naciones Unidas, como agua limpia, alianzas para el desarrollo, lucha contra la pobreza, salud y bienestar, etc. Además de cuidar el ambiente, ayudamos a 700 estudiantes del colegio a que prevengan muchas enfermedades al lavarse las manos con el jabón que nosotras elaboramos”, añadió López.

La Municipalidad de Osa les dio un reconocimiento a estas tres jóvenes por representar el cantón a nivel internacional, lo que sin duda las motivó a seguir trabajando por ser agentes de cambio en la Zona Sur.