Sofía Alvarado.29 abril

En medio de la crisis actual que enfrenta Costa Rica, producto de la pandemia del COVID-19, el restaurante Poke, pionero de la gastronomía hawaiana en el país, decidió hacer frente a la situación y aportar parte de sus ganancias para las familias más necesitadas. Es por esto que durante la semana del lunes 27 de abril al domingo 3 de marzo, el 10% de lo facturado por medio de las ventas, será donado a la Fundación Misericordia para la Infancia, para la compra de canastas básicas.

Esta fundación, ubicada en Bajo de los Anonos en Escazú, beneficia a familias de escasos recursos de esta zona y principalmente a niños y niñas de la comunidad. Es por esto que la iniciativa denominada “¡Juntos somos más fuertes!”, busca aportar la mayor cantidad de dinero posible para que estas familias puedan satisfacer sus necesidades alimenticias durante la crisis actual.

“Estamos muy felices de poder aportar nuestro granito de arena a personas que lo necesitan y que en estos momentos se les complica aún más el acceso a productos alimenticios básicos. Por eso invitamos al público a formar parte de esta campaña de solidaridad, siempre disfrutando del mejor sabor de Hawai, en sus casas. Con su ayuda podremos hacer que más familias puedan tener un sustento durante estas semanas difíciles para todos”, mencionaron William Ayre y Daniel Loría, propietarios de Poke.

El 10% sobre las ventas que se donará, aplica en las ventas realizadas en los restaurantes, para llevar y en los pedidos a domicilio, con servicio de entrega gratuita a través de Uber Eats.

El horario de atención durante esta semana es de lunes a viernes de 11:30 am a 7:00 pm con un 50% de su capacidad en los restaurantes, y recibiendo pedidos por Uber Eats hasta las 9:00 pm. Los sábados y domingos los clientes pueden ordenar su pedido por esta plataforma en horario de 11:30 am a 9:00 pm.