Mónica Morales.12 junio

En el teléfono móvil además de la información privada y aplicaciones, la misma línea telefónica puede ser de mucho interés para los delincuentes y puede convertir un robo de datos y una suplantación de identidad en un robo de dinero desde la misma cuenta bancaria o billetera de criptomonedas.

ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, advierte sobre el SIM swapping, un fraude que permite a los criminales el secuestro del número de teléfono al duplicar la tarjeta SIM.

Los delincuentes tratan de obtener las credenciales del usuario relacionadas con la banca online para maximizar el beneficio económico, aunque no es el único objetivo. El robo de credenciales, por ejemplo, usando webs fraudulentas a las que se redirige al usuario desde un enlace enviado un correo electrónico o mediante una aplicación móvil falsa que suplanta la identidad de una entidad bancaria.

Una vez conseguidas las credenciales, los delincuentes tratan de clonar la SIM de la víctima para poder recibir los códigos de verificación por SMS (doble factor de autenticación).

Tras recopilar la información personal de sus víctimas, por ejemplo, a través de las redes sociales, realizan una llamada o se presentan físicamente en una tienda de la compañía telefónica responsable de la SIM que quieren clonar para solicitar un duplicado de la tarjeta. Suele ocurrir que los usuarios se dan cuenta que existe algún problema recién cuando dejan de tener señal en su teléfono.

Una vez que los delincuentes consiguen este duplicado, pueden entrar a la cuenta bancaria de la víctima, realizar transferencias o incluso solicitar créditos en su nombre.

Fuente: Camilo Gutiérrez, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.