GDA , Guillermo Santos Calderón.28 abril

El teletrabajo ha cogido una fuerza impresionante. Muchas personas me han confirmado que están rindiendo mucho más y que su trabajo ha sido de mejor calidad. Ahora, el teletrabajo requiere que las empresas cambien para acogerse a esta modalidad.

Se necesita de un buen líder para que quienes están trabajando remotamente rindan lo mejor, para que las reuniones virtuales puedan ofrecer excelentes resultados y para que el trabajo en equipo a distancia sea el más rendidor. Esto exige un cambio de mentalidad, y valdría la pena que las empresas consideraran acoger el teletrabajo como algo permanente.

La educación virtual, que es la que se va a seguir ofreciendo en lo que queda del año, es muy importante porque elimina las distancias que algunos alumnos tienen que recorrer para llegar al colegio, en especial en zonas rurales. Su responsabilidad aumenta, y esto se debe tener en cuenta al asignarle una calificación.

La mentalidad de alumnos y profesores tiene que cambiar. Los educadores deben entender el cambio en la forma de dictar clases, y su interacción con los alumnos debe cambiar para que estos puedan aprovechar mejor sus clases. El contenido que se usa como material de las clases tiene que ser muy bueno y se debe desarrollar para que sea entendible y ofrezca los resultados cognitivos a fin de que el estudiante lo pueda absorber y aprender. Esto es muy importante. La forma de calificar ya no se debe basar solo en las tareas o los exámenes, sino en cómo interactúa el alumno en los conservatorios virtuales sobre los temas de la clase y en la asistencia virtual.

El comercio electrónico llegó para quedarse. Todos lo estamos usando para mercar y hacer otras compras para el hogar. Ya se le está cogiendo la confianza que este comercio requiere para que se masifique. Muchos restaurantes ya están ofreciendo sus menús por este medio, los supermercados ya lo hacen con sus productos, y aunque hay algunas cosas por mejorar, sin duda, el comercio electrónico va a ser un canal de compras muy apetecido.