Agencia AFP.12 diciembre, 2018

Sídney. Una bisabuela de 102 años se convirtió seguramente en la paracaidista más anciana del planeta tras participar en un salto en paracaídas de 4.300 metros en el sur de Australia.

Irene O’Shea, la aventurera mujer, consideró que se sentía normal tras haberse precipitado por el cielo a 220 kilómetros por hora.

Una mujer de 102 años ha completado un récord mundial de caridad en el estado australiano de Australia Meridional. (SA Skydiving via AP)
Una mujer de 102 años ha completado un récord mundial de caridad en el estado australiano de Australia Meridional. (SA Skydiving via AP)

Ella realizó su primer salto en paracaídas en 2016 el día en que cumplió 100 años.

Pero no fue hasta este domingo cuando se ganó su presencia en los libros de récords, ya que, según los organizadores, se convirtió en la paracaidista más anciana en el planeta, con 102 años y 194 días.

Irene O'Shea se convirtió en la paracaidista más antigua el domingo cuando participó en el salto en la ciudad de Langhorne Creek. (Foto Bryce SELLICK and Matt TEAGER / SA Skydiving / AFP)
Irene O'Shea se convirtió en la paracaidista más antigua el domingo cuando participó en el salto en la ciudad de Langhorne Creek. (Foto Bryce SELLICK and Matt TEAGER / SA Skydiving / AFP)

“El cielo estaba despejado e hizo un buen día aunque pasé mucho frío”, explicó O’Shea en declaraciones a la prensa australiana.

O’Shea participó en el salto para recaudar fondos para una organización benéfica que investiga la cura de una enfermedad de la neurona motora, que causó la muerte de su hija.

Foto tomado el 9 de diciembre de 2018 y publicada por SA Skydiving, muestra a Irene O Shea, bisabuela de 102 años de edad, después de que aterrizara de forma segura al completar su salto en paracaídas en Langhorne Creek, en el sur de Australia (Foto por Bryce SELLICK and Matt TEAGER / SA Skydiving / AFP)
Foto tomado el 9 de diciembre de 2018 y publicada por SA Skydiving, muestra a Irene O Shea, bisabuela de 102 años de edad, después de que aterrizara de forma segura al completar su salto en paracaídas en Langhorne Creek, en el sur de Australia (Foto por Bryce SELLICK and Matt TEAGER / SA Skydiving / AFP)