Brenda Alfaro.18 febrero

“Cambiemos la búsqueda” es el nombre de la nueva campaña publicitaria de la Fundación Paniamor, la cual está enfocada en motivar a los costarricenses a disminuir la sexualización de niñas y adolescentes mediante el uso de redes sociales e internet.

Cada vez que se busca algo en internet, las páginas cambian el orden de la información según la demanda, es decir que si los costarricenses limitaran las búsquedas de material inapropiado, el algoritmo comenzaría a ubicar la información aún más abajo, de hecho tal como lo demostró la fundación en su página de Facebook cuando se busca la palabra “niño” los primeros resultados mostrados son “Museo de los Niños”, “Niños en adopción” y “Niños de ahora”, sin embargo cuando se coloca la palabra “niña” el buscador muestra como primer resultados temas muy distintos.

Esto revela la cantidad de personas que buscan constantemente contenido inapropiado relacionado con la palabra “niña”, datos que podrían incluso relacionarse con la visualización que posee la sociedad de la mujer como un objeto.

“La seguridad y el bienestar de nuestras niñas en su interacción con la internet y las redes sociales, requiere de mucho más que enseñarles a navegar y explorar. En realidad empieza por construir y preservar para ellas, ese lugar digno, respetuoso, habilitante y protegido de toda violencia, que les corresponde ocupar en el ecosistema digital, precisamente por ser niñas, por ser mujeres, por ser personas. Eso no está ocurriendo y con esta campaña PANIAMOR nos alerta y convoca para actuar al respecto”, explicó la directora de Estrategia e Innovación de PANIAMOR, Milena Grillo.

Muchísimos depredadores sexuales buscan hoy en día contactarse con sus posibles víctimas mediante redes sociales, y utilizan el anonimato de estas plataformas como un punto a su favor, por esto la Paniamor ha tomado manos en el asunto y creó esta campaña publicitaria.

“Cada granito de arena cuenta, al buscar combinaciones como: “Niñas inteligentes”, “niñas deportistas”, “niñas talentosas” o “niñas líderes” será más fácil atacar el problema y darle a las pequeñas costarricenses el lugar que merecen, uno de reconocimiento y validación”. Esto se lee en una de las publicaciones de la campaña.