Mónica Morales.6 octubre, 2016
perro en el spa
perro en el spa

Las mascotas también se benefician de los aceites esenciales terapéuticos, según el aroma que se use se puede calmar estrés, ansiedades y temores. Esta técnica se emplea para aliviar las alteraciones o hacer más amigables espacios que normalmente son hostiles para los perros, como el consultorio veterinario o el salón de grooming.

Comparado con los humanos, los perros tiene el olfato mucho más desarrollado por ello la aromaterapia debe ser adaptada a sus condiciones. Lo ideal es usar difusores de los aceites, que con ayuda del calor, expulsan el aroma.

Hay que tener cuidado para que el animal no se queme con el difusor, utilizar aceites 100% naturales y evitar que sea ingerido por el perro.

Entre los aromas más recomendados están:

  • Lavanda: baja el estrés, produce tranquilidad y da una sensación de bienestar.
  • Limón: mejora la digestión y actúa contra los dolores.
  • Menta: aumenta la agilidad mental, y mejora el humor y la concentración.
  • Rosa: sirve para tratar el miedo y la ansiedad.
  • Manzanilla: tiene un efecto calmante y antedepresivo.

Masajes

Aunque usted no lo crea, los perros también se estresan y un masaje no les cae nada mal. El fin último de esta técnica es lograr un vínculo con la mascota y bajar el estrés tanto del amo como de su can.

Se debe tener en cuenta que darle masajes a un perro es diferente a los masajes que se le realizan a una persona, en lugar de hacer un masaje profundo en los tejidos para aflojar los músculos, el objetivo es hacer movimientos suaves que le ayuden a la mascota a relajarse y a sentirse cómoda.

Se recomienda iniciar acariciando la espalda, abdomen y cabeza con movimientos suaves hasta ver que la mascota esté cómoda. Luego se continúa masajeando el cuello con las yemas de los dedos. Seguidamente, se pasa a los hombros es uno de los lugares que más disfrutan ya que ellos no pueden llegar ahí por sí solos.

Luego siguen patas y pecho, a algunos perros no les gusta que les toquen las patas. Si el perro se encoge, quita las manos se pasa a otra parte del cuerpo; si por el contrario, muestra placer entonces se pueden incluir las garras. Este es un chineito que su perro agradecerá.

Fuente: Hannia Ahrens de Mas Pet Peluquería (tel.: 4702-0606).