Silvia Artavia.4 diciembre, 2015
La Ciudad Amurallada, Cartagena, Colombia.
La Ciudad Amurallada, Cartagena, Colombia.

Cálida, colorida y cautivadora. Así es Cartagena, una especie de santuario arquitectónico donde incólumes estructuras cuentan, a gritos, una vida de historia colonial.

Volver la mirada al pasado es un ejercicio que cobra carácter de culto en Cartagena de Indias, Colombia, una ciudad cuya imponente arquitectura mantiene intacta la dulceamarga historia de la colonización española en América.

Una tras otra, sus edificaciones relatan crónicas de conquistas sociales y culturales, de intercambios comerciales, de luchas ideológicas y hasta de torturas en nombre de la fe católica.

Cartagena, Colombia
Cartagena, Colombia

Sin embargo, el color grisáceo de los antepasados se desvanece ante el desfile de edificios multicolores, robustos, hermosos, íntegros pero remozados, capaces de sensibilizar la retina del más escéptico.

El tirano calor del Caribe se atenúa con el aire de desenfado propio de los puertos, y, más aun, del que fuera uno de los más importantes del continente a inicios de la colonia.

Esa es Cartagena: meca de la memoria histórica hispánica y perla que enamora en un abrir y cerrar de ojos.

Postales vivas

Los balcones acicalados con vívidos follajes y las calles adoquinadas dan la impresión de encontrarse en una especie de pintura del siglo anterior.

Ya no hay distingo entre las suntuosas casas que habitaban los colonizadores y las modestas moradas de esclavos y libertadores; ahora todas las estructuras están al servicio de los visitantes, ya sea en forma de atractivo turístico o a manera de comercio o restaurante.

Viajes en volanta por la ciudad de Cartagena, Colombia.
Viajes en volanta por la ciudad de Cartagena, Colombia.

Los recorridos en coche a caballo son una alternativa para quienes prefieren no caminar mucho bajo el pesado sol cartagenero. Permiten admirar la majestuosidad de la ciudad colonial; por ejemplo, la arquitectura republicana del barrio de Manga.

Para el recuerdo

Artesanías, antigüedades, ropa, collares y demás distintivos de la cultura local se precipitan entre las paredes de la que fue la última edificación de los colonizadores: Las Bóvedas. Esta obra, ubicada dentro de la Ciudad Amurallada, sirvió de cárcel, depósito de armas y cuartel para los militares españoles en tiempos de conquista. En la actualidad, además de ser el epicentro de los souvenirs en Cartagena, alberga bares y galerías.

Dos trincheras

El centro histórico se conoce como La Ciudad Amurallada porque, en efecto, está cercado por murallas. Estas protegían a los pobladores de los constantes saqueos por parte de piratas, debido a las grandes riquezas de la isla.

La Ciudad Amurallada, Cartagena, Colombia.
La Ciudad Amurallada, Cartagena, Colombia.

Al sur se ubica Bocagrande, un barrio turístico y comercial invadido, en este caso, por grandes cadenas internacionales de hoteles, tiendas y restaurantes.

Impetuoso

El Castillo de San Felipe de Barajas es la materialización del poderío español en la isla. Fue edificado como fortín para responder a las constantes invasiones de foráneos.

Castillo San Felipe de Barajas, Cartagena, Colombia
Castillo San Felipe de Barajas, Cartagena, Colombia

Esta asombrosa obra de la arquitectura, armada con ocho cañones y cuatro artilleros, afianza su grandeza en 262 años de construcción: de 1536 a 1798. De hecho, es el único monumento de Colombia declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Tierra de distinciones

Cartagena es una pequeña isla ubicada al norte de Colombia, capital del departamento de Bolívar, y uno de los principales puertos del Caribe.

Fue fundada el 1 de junio de 1533 por Pedro de Heredia, y blanco de legendarios hurtos por parte de piratas.

Su encanto histórico y cultural, aunados a su gran belleza escénica, la han posicionado como uno de los mayores atractivos turísticos de Latinoamérica.

Recorrido en volanta por el barrio de Manga, donde se puede apreciar la arquitectura republicana.
Recorrido en volanta por el barrio de Manga, donde se puede apreciar la arquitectura republicana.

Fue declarada Patrimonio Nacional el 30 de diciembre de 1959 y Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1986.

Su centro histórico, la Ciudad Amurallada, fue designado Patrimonio Nacional de Colombia en 1959 y, por la Unesco, Patrimonio Nacional de la Humanidad en 1984.

Además, en el 2007, la arquitectura militar de este lugar recibió la distinción de la cuarta maravilla de Colombia, en un certamen organizado por el periódico El Tiempo.

Cartagena ha sido musa de importantes manifestaciones artísticas. Uno de sus devotos confesos fue el célebre escritor colombiano Gabriel García Márquez, quien incluso levantó una casa en el centro histórico, la cual ahora forma parte del festín visual que supone poner un pie en este místico destino.