Andrea González Mesén.27 octubre, 2015
Parque Nacional Cahuíta.
Parque Nacional Cahuíta.

¿Vacaciones en octubre? Quizá no suene muy atractivo para muchos, sin embargo esta es sin duda la mejor época para disfrutar del sol, la playa y naturaleza del caribe costarricense.

Atractivos hay muchos. Por ahora, nos sumergimos en una de las joyas más accesibles de Limón: el Parque Nacional Cahuita.

Este destino turístico está ubicada a 45 kilómetros de la ciudad de Limón, en el cantón de Talamanca, distrito de Cahuita. Llegar ahí no es complejo, la carretera es apta para cualquier tipo de vehículo.

Naturaleza en el Parque Nacional Cahuita.
Naturaleza en el Parque Nacional Cahuita.

Una de sus entradas está justo en la comunidad de Cahuita en el sector conocido como Playa Blanca. Según cuenta el guardaparques Marco Sánchez, a diferencia de muchas otras áreas protegidas, este sector no requiere de un pago fijo como requisito de ingreso, sino de una cuota voluntaria, con el propósito de permitir a los vecinos un acceso más libre.

Para aventurarse en sus senderos se requiere de tiempo, al menos unas cuatro horas para recorrer los casi nueve kilómetros de camino. Ir despacio será efectivo para ver gran variedad de animales silvestres en su hábitat natural.

Si bien disfrutar del parque sin ayuda es posible, la comunidad cuenta con guías certificados que como dicen popularmente conocen al dedillo la zona y son de gran ayuda para reconocer especies de plantas y animales.

Monos cara blanca, congos, serpientes oropéndolas, camaleones y nidos de tortuga carey son solo algunas de las variedades que podrá disfrutar en el camino que se intercala entre la frondosidad y la playa.

Sánchez afirma que como parte de los proyectos que tiene el Parque está la construcción de senderos aéreos que permita disfrutar más del bosque pantanoso, por ahora el recorrido bordea la orilla del mar desde Cahuita hasta Puerto Vargas. Por este último punto también es posible ingresar, pero acá sí se debe pagar la entrada.

Llevar de comer es indispensable, al igual que agua y hasta una capa para quienes van en horas de la tarde.

Otro atractivo es la práctica del esnórquel. En total el parque Cahuita cuenta con 22.400 hectáreas de área marina, de las cuales 600 contienen arrecife coralino, de los mejores desarrollados del caribe.

El Parque Nacional Cahuita cuenta con dos ingresos y recorridos de hasta ocho kilómetros.
El Parque Nacional Cahuita cuenta con dos ingresos y recorridos de hasta ocho kilómetros.

Nicole Argueta, el guía que nos acompañó durante el recorrido, explicó que este deporte únicamente se puede ejecutar si se contratan servicios en la comunidad de Cahuita, de ahí parten en pequeñas balsas hasta los escollos.

Gozar de la arena blanca y el agua celeste de mar es inevitable, al ser un sitio tranquilo se convierte en un espacio ideal para la familia, para ir solo y con amigos.

Ni oso ni perezoso. Un animal que es conocido en la zona y que con facilidad encontrará en el Parque es el perezoso de dos y tres dedos. El asunto es que no están solo ahí, verlos cerca de carreteras y tendidos eléctricos es más común de lo que se quisiera y es precisamente de estos sitios de donde provienen la mayoría de los animales del Sloth Sanctuary, ubicado a cinco kilómetros de la comunidad de Cahuita.

Este proyecto nació hace casi 24 años mientras Judy Avey-Arroyo y su esposo intentaban recuperarse del terremoto de Limón de 1991.

"Lo que teníamos era turismo para avistamiento de aves, pero luego del terremoto iniciamos con la construcción de unas cabinas, ahora son las que mantiene gran parte del refugio", comentó la fundadora.

La culpable de que exista este espacio que ahora se encarga de rehabilitar perezosos es Buttercap, una perezosa de dos dedos que llegó a las manos la pareja en condiciones que le impedirían sobrevivir en el bosque.

Buttercap no es igual a todos los animales dentro del albergue. Ella tiene su propia hamaca, disfruta de las flores como si fueran chocolates y además fue la actriz principal de la serie "Meet the Sloths", un año en la vida de los perezosos del santuario, producida por Animal Planet.

En total el refugio ha rescatado cerca de 155 perezosos, los adultos que logran recuperarse son reintegrados al bosque; sin embargo, los más pequeños deben permanecer en el santuario.

Las revisiones médicas deben ser constantes. El día de nuestra visita era el turno de Cosmo, un perezoso de cinco años que al llegar al refugio pesaba escasos 485 gramos, ahora es todo un adulto, aunque un poco pequeño para su edad.

Para poder revisarlos es necesario un muñeco de felpa y una geringa con sedante. Una vez en la camilla se ven literalmente como un peluche, se le echa un vistazo a sus ojos, uñas, orejas, se toman muestras de sangre, en fin todo lo necesario para asegurarse que estén sanos.

Luego de su revisión Cosmo estrenó casa, un nuevo espacio que desde hace unos meses se construía con el fin de dar mejores condiciones a los animales.

El lugar ofrece además de hospedaje, dos tipos de tour distintos. El más pequeño de ellos incluye un viaje en canoa por una pequeña reserva privada y una visita guiada a algunos de los perezosos; el otro es el que permite conocer a detalle el corazón del santuario, para este último se requieren de por lo menos cuatro horas.

Aproximadamente el santuario recibe a unas 80 personas al día y los paquetes pueden ir de los $20 en adelante.

A comer. Visitar Limón es sinónimo de buena comida y sabor. Es imposible salir de esa provincia sin antes haber probado el rice and beans con pollo, el paty y el plantintá.

Para ello puede visitar la Soda Paty, en el centro de la ciudad de Limón, pero tenga paciencia. La demanda es tal que para comprar paty debe tomar ficha y esperar su turno, quizá hasta 15 minutos, tiempo que duran en el horno las bandejas con más producto. Literalmente todo se va como pan caliente.

Fuentes: Sloth Sanctuary (Tel.: 2750-0775, Correo: contactus@SlothSanctuary.com). Parque Nacional Cahuita (Tel.: 2758-6612).