Andrea González Mesén.20 diciembre, 2017

El centro de toda reunión y más aún con gente que uno realmente quiere es en definitiva la comida, ese gancho que no falta y del que todos disfrutan. Esto no ocurre solo acá en Costa Rica con la cena navideña que envuelve desde los deliciosos tamales, hasta las más elaboradas piernas de cerdo.

Abajo una lista de curiosidades al rededor del mundo que puede resulten familiares, o no del todo.

Francia

En el país del amor la navidad se vive con el Le Réveillon, un gran festín que se realiza después de la misa de Noche Buena y que simboliza el despertar de Jesús en su nacimiento. Sin importar si es en casa o en un restaurante la oferta es en grande: platos con pollo, ganso, pavo relleno con nueces, ostras y boudin blanc, son solo algunas de las opciones del menú, claro todos los productos de muy alta calidad.

Es usual acompañar la comida con un vino caliente con canela y tomar algunas bebidas digestivas entre plato y plato, ya que es usual realizar al menos cinco tiempos: entrada, plato fuerte, postre, café y/o digestivo.

En este país puede faltar todo menos el postre. Es quizá una de las regiones donde el La bûche de Noël ha tomado más fuerza. Se trata de un dulce hecho a base de un bizcocho, enrollado y relleno con un mousse o crema que puede incluir avellanas, que luego se cubre con un glaseado de chocolate espeso en el que se marcan surcos que imitan la corteza de un árbol.

Australia

Cuando hablamos de Australia deberá sacar de su mente los fríos de diciembre, y en su lugar ubicarse en una de las épocas más calientes del año con días soleados y calurosos. Es por eso que los asados, los picnics y las cenas a la orilla de la playa toman fuerza aunque de la navidad se trate.

La dieta diaria de los australianos suele ser un plato fuerte con alguna carne, vegetales y papas que se potencia en las reuniones familiares. Mientras que en sus asados toma fuerza las salchichas, carnes, ensaladas y guacamoles.

El festejo suele realizarse a medio día, para luego dar paso a actividades al aire libre.

En este lado del mundo son característicos los pudines. Antiguamente los australianos incluían una moneda pequeña dentro del pudín y, la persona que se lo encontraba en su porción, recibía un año de suerte.

España

Las largas y abundantes cenas son características de las navidades en España. Se incluyen pescados, carnes, embutidos y mariscos, siempre acompañados de buenos vinos y sidras. La noches no terminan sin antes incluir dulces como los mantecados y sobre todo los turrones de procedencia árabe de consistencia suave.

Grecia

Esta nación cristiana ortodoxa festeja la navidad sin reparo. En Grecia aún se mantiene vigente la tradición de la receta más antigua de la península: carne de cerdo cocinada con apio. En Creta, por ejemplo, es preparada con las hojas de limón, mientras que en Cefalonia se prefieren las hojas de repollo.

El pan toma mucha importancia en estas fechas, ya que es el símbolo de la bendición de Cristo y emblema de la fertilidad. Es preparado con harina de trigo, sésamo, especies y nueces.

Para el almuerzo del 25 es tradición realizar la galopoula (pavo relleno de semillas, uvas pasas, nueces y almendras) con papas al horno, el melomakárona (bizcocho elaborado a base de miel, naranja y nueces) y los kurabiedes (una especie de polvorones).

Curiosidades:

1. En Alemania se bebe el Sekt, un vino blanco espumoso, y se juega a adivinar el futuro según el rastro que deje el plomo fundido sobre agua fría, una tradición que se llama Molybdomancy.

2. La nochebuena (Notte di Capodanno) se suele celebrar fuera, en salas de fiestas, discotecas y también en fiestas en casa, pero antes de salir también se cena en familia. Se acostumbra a comer lentejas esta noche para que en el año nuevo nunca falte el dinero.

3. En Holanda se brinda con vino caliente especiado: asbischopswijn, que significa “vino del obispo” en referencia a San Nicolás, el obispo que convertido en Sinterklaas se ha popularizado en todo el mundo como Santa Claus. Es un vino parecido al Gluhwein alemán: consiste en vino tinto, azúcar, limones, naranjas, clavo, canela y nuez moscada.

4. En El Salvador al igual que en Costa Rica se comen tamales, claro con todo el sabor de la cuchara de la abuela o la mamá que la cocina. Se acostumbra servir chompipe, comer uvas y manzanas.

5. No existe una bebida oficial, como el rompope acá. Pero sí se disfruta del licor, las cervezas y el vino para los más adultos en especial el Manichzewitz un vino judio muy conocido.

6. En los hogares más tradicionales se suele realizar el Jaibol, un coctel a base de jugo de naranja, guaro o vodka y ponche de huevo.