Cecilia López.8 enero

Costa Rica posee una gran biodiversidad biológica y al ser un país tan pequeño, tenemos la dicha de gozar de diversos e impresionantes ecosistemas llenos de abundante flora y fauna a tan solo un par de horas de la capital. Pasar estos días veraniegos encerrados en la ciudad no es opción, por suerte existen cataratas, lagunas y volcanes con llamativa belleza que quedan “a la vuelta de las esquina”.

Póngase tenis, bloqueador solar y llénese de ganas de pasear, ni el tiempo o el dinero serán una excusa para escapar del tráfico, la bulla y el estrés de la ciudad. A continuación le mostramos tres opciones de lugares con distintos ambientes, a los que puede emprender un tour de un día:

Volcán Irazú

Parque Nacional Volcán Irazú. Vista desde la parte alta del Irazu hacia la provincia de Limon, al fondo a la derecha se observa el volcan Turrialba. Foto Jeffrey Zamora
Parque Nacional Volcán Irazú. Vista desde la parte alta del Irazu hacia la provincia de Limon, al fondo a la derecha se observa el volcan Turrialba. Foto Jeffrey Zamora

Disfrute del paisaje único que ofrece el volcán más alto del país, a sólo 31 kilómetros de Cartago. La principal atracción del Irazú son los cráteres, sin embargo, el Parque Nacional también ofrece una vegetación de montaña y un clima frío, apenas para pasar a un restaurante local a comerse una tortilla con queso y un chocolate caliente.

El volcán se eleva a 11,260 pies de altura, no obstante, es plano en su mayor parte. La actividad volcánica ha cubierto el paisaje de ceniza, dando como resultado un suelo excesivamente fértil, pero si lo visita verá que son muy pocas las plantas que crecen en la parte más alta, debido a las duras condiciones climáticas. Entre la fauna que se puede encontrar en la zona, están los petirrojos, colibríes, conejos, coyotes y zorros.

Recuerde llevar ropa cómoda, abrigo, jacket en caso de presenciar lluvia y fuertes vientos, bloqueador solar y una gran actitud para disfrutar el volcán y sus alrededores. Las puertas del parque se abren a las 8 de la mañana y tiende a ser muy visitado, para que tenga en cuenta que es recomendable salir temprano. El costo de la entrada es de ₡1.000 para nacionales y $15 para extranjeros.

Si tiene suerte, durante los días despejados las personas pueden apreciar desde la cima el océano Pacífico y el Atlántico. Si no tiene esta oportunidad no se preocupe, ya que los atardeceres de la zona siempre atrapan a las personas, inclusive, no se extrañe si ve a lugareños parqueados frente a los potreros que se encuentran en el camino, apreciando la amplia vista.

Laguna Don Manuel

Laguna Don Manuel, Santa Maria de Dota. Foto Jeffrey Zamora
Laguna Don Manuel, Santa Maria de Dota. Foto Jeffrey Zamora

Si le encanta el clima frío y los paisajes verdes de montaña, la Laguna Don Manuel lo va a acoger y a cautivar con un ambiente pacífico y relajante. Esta laguna se encuentra en Santa María de Dota, aproximadamente a 2 horas de San José y la entrada tiene un costo de ¢1500 por persona.

Recuerde llevar abrigo, tennis y jacket impermeable. Un tip adicional: no olvide el chocolate caliente, para que disfrute en buena compañía, con una vista a la increíble laguna y se logre calentar con el dulce sabor de la cocoa.

Cuando llegue a la zona, se encontrará con un bosque abundante de páramo y en el medio la cautivante laguna. Aunque el clima no es el más cálido, cuando inicie la caminata alrededor de la laguna, que le tomará unos 20 minutos recorrer, verá cómo su cuerpo entrará en calor y no experimentará más frío.

Si lo que más necesita es un tiempo para relajarse, este es el sitio ideal para usted, ya que podrá tirarse en el zacate, leer un rato con los sonidos del bosque, subirse a los árboles y buscar frutos del bosque, es decir... todo lo necesario para despejarse de los ruidos y el estrés de la capital.

Catarata Bajos del Toro Amarillo

Bajos del Toro posee una catarata de agua azul ubicada en una reserva entre el Volcán Poás y el área de conservación Juan Castro Blanco.
Bajos del Toro posee una catarata de agua azul ubicada en una reserva entre el Volcán Poás y el área de conservación Juan Castro Blanco.

A poco más de una hora de San José, se encuentra una catarata esperando su visita. Localizada en Alajuela, Bajos del Toro Amarillo lo encantará con su paisaje y actividades, por lo que debe llevar unos buenos tenis y jacket impermeable porque, aunque no se pueda ingresar a la poza de la catarata, la fuerza del agua al caer en las piedras es tan grande que le será inevitable salir sin mojarse.

La entrada tiene un costo de ¢4000 para adultos y ¢2000 para niños y adultos mayores y no olvide contemplar la comida, ya que deberá realizar una caminata de 20 minutos para llegar a la catarata y, como todo paseo, existe el tiempo de comer para mantener la energía. De hecho, este es un excelente lugar para disfrutar de un picnic alrededor de abundante flora y el sonido del agua fluyendo.

En el establecimiento podrá apreciar de una increíble vista de distintos miradores, asimismo, cuando siga descendiendo, encontrará la inmensa cascada que cae sobre un tipo de embudo con sedimentos amarillos.

De una vez le advertimos que se prepare para la subida, ya que a pesar de que la bajada es de 20 minutos, la subida tiende a ser como del doble de tiempo y difícil por la humedad del lugar. Eso sí, luego de ver la belleza de la catarata, sabrá que todo ese esfuerzo físico vale la pena.