Francesca Chinchilla.12 agosto

Ubicado en la península del golfo Pérsico, Catar es un destino del que todos hablan por ser anfitrión de uno de los eventos deportivos más grandes del mundo: el Mundial de Fútbol 2022, pero también por ser el país más rico del mundo y no tener pudor alguno en mostrar sus lujos.

Esta moderna nación se puede recorrer en pocos días; su territorio es casi cinco veces más pequeño que el de Costa Rica. Además, transportarse de una ciudad a otra no es tarea difícil, ya que la mayoría de lugares están conectados por metro. Le recomendamos incluirlo en la lista de sus próximas vacaciones, pues sin duda alguna con muchas buenas anécdotas para contar.

Lugares por visitar

La arquitectura de Catar es de primer nivel y se puede apreciar en múltiples museos y centros turísticos que invaden el territorio y abrazan las tradiciones y el legado de todo un país. Esto no es casualidad, sino que más bien responde al plan de sus gobernantes de convertirlo en un destino cultural por excelencia.

Su capital, Doha, es una de las ciudades más modernas en la polvorienta bahía y es el centro económico del país. Cuenta con numerosos parques, lujosos edificios y monumentos.

Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

La elegancia y esencia de Doha está plasmada en el centro de la ciudad, que está frente a una isla artificial. Una de las visitas imperdibles en Doha es el recorrido por el Museo de Arte Islámico, el cual alberga arte proveniente tanto del mundo árabe como de países influenciados por esta cultura. Su amplia colección de piezas abarca desde manuscritos hasta textiles que datan del siglo VII a principios del XX. El museo, que desde lejos da la impresión de flotar sobre las aguas del golfo Pérsico, se levanta sobre una isla artificial a 60 metros de la bahía de Doha a la que se accede por un puente peatonal o mediante barco.

Apreciar arte es de las actividades más gustadas en Catar. Recientemente inauguraron el museo nacional llamado la Rosa del Desierto, diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, quien planea que se convierta en la joya de la corona del país árabe y en un referente internacional.

En definitiva, si visita Catar, debe dedicar un par de días a los museos, pero lo cierto es que ningún viaje está completo sin las compras. Para adquirir los souvenirs de rigor, puede visitar Souq Waqif, un tradicional mercado en el corazón de Doha, donde se puede conseguir ropa, artesanías, especias, entre otros.

Otra opción muy llamativa es Villaggio Mall, ubicado al extremo oeste de Doha, en la zona llamada Aspire. Este centro comercial cuenta con más de 200 tiendas de reconocidas marcas de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, más allá de las tiendas, el mayor atractivo es su diseño, ya que es una réplica de la ciudad italiana, Venecia, con sus canales y su arquitectura. Además de hacer sus compras, podrá dar un paseo en góndola, una embarcación a remos tradicional de la llamada ciudad más bella de Italia; no se sorprenda si el gondolero parla italiano.

Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

También está la Perla de Catar, un centro ubicado en el archipiélago artificial donde se concentran los hoteles más lujosos de la capital. El proyecto, todavía en construcción, plantea más de 13 islas, la mayoría con una amplia gama de villas de lujo, apartamentos, hoteles cinco estrellas, restaurantes, cafés y entretenimiento.

Si le gusta caminar, en el corazón de la ciudad está Doha Corniche, un paseo marítimo que se extiende a lo largo de siete kilómetros, donde se puede observar la asombrosa arquitectura y las modernas construcciones de la ciudad.

En las afueras de Doha se ubica el municipio de Jor, con varias playas que destacan por su vistas, la industria pesquera y las hermosas casas.

Al norte del país está Al Shamal, el municipio más grande de Catar. Es conocido por tener uno de los principales atractivos: el fuerte de Al Zubarah, un histórico monumento y famoso museo utilizado para proteger a los pescadores y habitantes de la ciudad en pleno desierto.

Si prefiere las aventuras, en Al Shamal está la famosa Film City, una recreación contemporánea de un antiguo pueblo árabe ubicado detrás de un cañón en el desierto de la península de Zekreet. En este lugar se han grabado muchas escenas de películas conocidas, por ejemplo, Transformers.

Clima

Catar cuenta con un clima desértico. Entre abril y noviembre las temperaturas máximas pueden superar los 30 °C, pero el calor más bochornoso se sientre entre junio y agosto, ya que puede superar los 37 °C. Durante los meses de noviembre y diciembre se disfrutan días más cálidos con una temperatura promedio de 26 °C.

Gastronomía

La gastronomía se basa en los excesos de azúcar y té. La intensidad de los sabores está dominada por las influencias árabes, sin embargo, por su tradición portuaria, los productos del mar y los frutos secos siempre están presentes en los principales platillos.

Es muy típico comer dátiles, frutos de forma alargada, marrón y de sabor muy dulce que se obtiene de las palmeras.

Como se trata de un país musulmán, los cataríes se abstienen de consumir cerdo y beber alcohol. Aunque conseguirlo no es imposible, si resultará difícil para los turistas, debido a su elevado precio y los escasos lugares donde se ofrece.

Tome en cuenta que los cataríes no utilizan cubiertos ni mesa para comer, especialmente cuando se trata de la comida tradicional. Lo habitual es que realicen un profundo lavado de manos y utilicen la derecha para ingerir los alimentos.

Transporte

En Catar hay metro y servicio de taxis que se dividen en varias categorías, autobuses, limusinas y vehículos de alquiler; también opera la aplicación Uber.

Detalles importantes antes de viajar a Catar
  • A partir del 2020 los costarricense deberán tramitar un permiso para ingresar a Europa. Esta solicitud se hará en línea y tendrá un costo de 7 euros (aproximadamente ¢4800). Si su vuelo hace escala en Europa, tenga en cuenta que debe solicitar y pagar este permiso.
  • Otra opción es viajar con escala en Estados Unidos, pero debe contar con visa americana.