Cecilia López.12 diciembre, 2018

Festejar la víspera de Año Nuevo es la manera de cerrar con broche de oro y dar la bienvenida a los próximos 365 días. Algunos prefieren pasarlo en casa con amigos o familia; sin embargo, para los que buscan algo diferente les mostramos cuatro ciudades reconocidas mundialmente por su estilo único de festejar la llegada del nuevo año.

Sídney, Australia

Sidney, Autralia. Foto: Shutterstock.com
Sidney, Autralia. Foto: Shutterstock.com

No solo es la ciudad más grande y poblada de Australia, también es una de las más cotizadas para pasar Nochevieja y no es por cualquier razón, las fiestas de Sídney son un espectáculo de color y sonido todo el día.

Su festejo atrae a millones de turistas y locales cada año, lo que la sitúa como una de las despedidas más importantes. En esta ciudad, el 31 de diciembre se define como un día de fiesta non stop, es decir, sin cesar.

Lo que llama la atención de muchas personas, es que en esas épocas Sídney se encuentra en verano, al contrario de otros países de Europa y algunos de América que se encuentran en invierno. La temperatura puede rondar entre los 22 grados y 26 grados centígrados, por lo que perfectamente se puede recibir el año nuevo en vestido de baño.

La dinámica clásica del 31 de diciembre de esta ciudad, consiste en pasar la jornada haciendo picnics en distintos puntos de la bahía y esperar a que llegue medianoche para despedir el año con uno de los mejores fuegos artificiales que inundan todo de color. Los más privilegiados lo disfrutan desde su barco privado o contratan uno para pasar todo el día y noche de fiesta alrededor del Harbour Bridge, donde disfrutan de la mejor vista.

No obstante, el día no consiste solo en esperar el juego de pólvora para medianoche, también se realizan shows aéreos con increíbles piruetas sobre el Sídney Harbour, un espectáculo para rendirle homenaje a sus aborígenes, los fuegos artificiales para la familia, el cual se realiza a las 9:00 p. m. para los más pequeños que suelen caer dormidos antes de llegar a medianoche y por último, el gran juego de pólvora de medianoche.

Hong Kong, China

Hong Kong, China. Foto: Shutterstock.com
Hong Kong, China. Foto: Shutterstock.com

Aunque la fecha más esperada para los locales sea el Año Nuevo Chino, que se celebra a mediados de febrero, las personas de Hong Kong no pueden dejar de celebrar el 31 de diciembre.

Esta ciudad ofrece una vista inigualable en el bullicioso Victoria Harbour, conocido por atraer a innumerables turistas de todo el mundo. Durante las celebraciones, este sitio ofrece un gran espectáculo lleno de luces y sonido.

Horas antes del espectáculo, miles de personas se reúnen en el muelle de Star Ferry (Tsim Sha Tsui) para disfrutar de espectáculos de teatro, danza y circo antes de observar los impresionantes fuegos artificiales que iluminan toda la ciudad. No obstante, para aquellos que prefieren alejarse de la multitud, numerosos hoteles de Hong Kong ofrecen vista inolvidables para apreciar el juego de pólvora.

Además de los espectáculos de luces y sonidos, esta ciudad tiene una variada gastronomía, por lo que quienes la visitan no pueden dejar de experimentar –o mejor dicho saborear– esa parte de la cultura.

Nueva York, Estados Unidos

Nueva York, Estados Unidos. Foto: Shutterstock.com
Nueva York, Estados Unidos. Foto: Shutterstock.com

Fin de año en esta ciudad es una de las celebraciones más emblemáticas del mundo, incluso, aunque no se esté en persona, hay una buena probabilidad de que hayamos visto caer la famosa bola en televisión.

Durante esta fecha el termómetro puede marcar bajo cero, pero la experiencia es tan impresionante, que son millones los que salen a darle la bienvenida al próximo año sin importar al clima.

Tal vez pensaremos que el 31 de diciembre la mayoría de las tiendas cierran, pero es todo lo contrario cuando hablamos de Nueva York. La mayoría de la gente trabaja y todo está abierto, sin embargo, algunas tiendas cierran antes para que los empleados puedan disfrutar de la cena y luego salir por la ciudad.

Esta tradición inició el 31 de diciembre de 1904, cuando el dueño del New York Times organizó una gran fiesta de Nochevieja en la plaza, en honor al nuevo edificio del periódico. Desde entonces pasar fin de año en Times Square se ha convertido en un fenómeno que se transmite por todo el mundo, con la famosa bola que se eleva a las 6:00 p. m. y a las 11:59 p. m. desciende durante 60 segundos.

Rio de Janeiro, Brasil

Río de Janeiro, Brasil. Foto: Shutterstock.com
Río de Janeiro, Brasil. Foto: Shutterstock.com

Si lo que busca es pasar un cálido y bien celebrado festejo para el 31 de diciembre, no dude en comprar un tiquete a Río de Janeiro. Más de 2 millones de personas, locales y turistas, se reúnen en la playa de Copacabana para aprovechar el buen ambiente y el deslumbrante juego de pólvora.

Casi todas las personas visten de blanco para la celebración, ya que toman la tradición africana, que explica que este color representa la purificación espiritual, para ofrecer y pedirle a Lemanjá –símbolo de la religiosidad afro brasileña– bendiciones para el nuevo año.

La tradicional reunión en la playa, presenta una variedad de actos musicales que incluyen la Orquesta Sinfónica Brasileña, que también toca durante los fuegos artificiales. No obstante, fin de año no es famoso en Río de Janeiro por el juego de luces, sino por algo aún más increíble, la fiesta imparable llena de música samba y choro.

Muchos lo definen como una experiencia que hay que vivir una vez en la vida, para disfrutar del show que ofrece 25 toneladas de fuegos artificiales durante 30 minutos y millones de personas bailando, cantando y celebrando el comienzo de un año nuevo.