Mónica Morales.7 agosto

Hay mezclas ganadoras y una de ellas es esta: arena blanca, clima caliente y piña colada. ¿Qué más podría necesitar? Esos, precisamente, son los ingredientes que le ofrece uno de nuestros rincones favoritos de Costa Rica: playa Flamingo.

Nos encanta porque es lo suficientemente lejos como para sentir que nos desconectamos de la ciudad, pero, a la vez, tampoco demasiado como para sentir que nuestra vida se nos va en el asiento de un carro. Se tarda entre cinco a seis horas desde San José hasta nuestro destino paradisiaco.

Le recomendamos hacer un par de paradas estratégicas. La primera es en Orotina, donde podrá degustar un desayuno típico en alguna de las sodas de la comunidad. La segunda es el restaurante Tres Hermanas, ubicado en el Cruce Limonal, en Guanacaste, ideal para almorzar.

Playa Flamingo, Guanacaste, Costa Rica. Foto: Mónica Morales
Playa Flamingo, Guanacaste, Costa Rica. Foto: Mónica Morales

Ahora sí, con la panza llena y el corazón contento, sigamos rumbo a nuestras vacaciones perfectas. Para llegar a playa Flamingo, debe tomar la ruta hacia Nicoya, pasando por el puente La Amistad. Todo el trayecto está bien asfaltado, así da lo mismo ir en automóvil o en vehículo doble tracción.

Un poco después, pasará por la entrada al pueblo de Tamarindo, por Conchal y Brasilito. En el camino hay gran cantidad de servicios, supermercados y bancos, así que no se preocupe por llevar demasiadas cosas; allá se consigue de todo.

Playa Flamingo, Guanacaste, Costa Rica. Foto: Mónica Morales
Playa Flamingo, Guanacaste, Costa Rica. Foto: Mónica Morales

Al llegar a Flamingo, sabrá por qué le sugerimos este destino. La primera impresión lo dice todo: una marina con pequeños yates, palmeras en la costa, mar azul, arena blanca, buenos restaurantes y un ambiente tranquilo.

De hecho, playa Flamingo es conocida por los guanacastecos como playa Blanca, pues cuenta con una de las mejores arenas de las costas guanacastecas. Además, uno de los sellos de identidad de la playa es la calidad de sus aguas, ya que provienen de las bahías de Potrero y Brasilito.

La zona cuenta con muy buenos complejos hoteleros, así como con casas y villas de alquiler –algunas muy muy lujosas–, donde podrá elegir entre una amplia gama de ofertas. Le recomendamos hacer su reserva con tiempo; es una zona cotizada por turistas extranjeros y se mantiene con una ocupación contante a lo largo del año.

Flamingo, Guanacaste. Foto: Diana Méndez
Flamingo, Guanacaste. Foto: Diana Méndez

El momento ideal para visitar Flamingo es entre diciembre y abril, cuando el clima es soleado y las temperaturas se mantienen cálidas. Sin embargo, sea cual sea la época del año en la que usted tenga oportunidad de ir, debe estar preparada para ver los atardeceres más impresionantes de su vida. No olvide llevar anteojos oscuros, cámara fotográfica y un pareo para extender sobre la playa y sentarse a admirar la caída del sol sobre el océano.

Otra opción para disfrutar de este espectáculo natural es hacerlo desde el restaurante y bar Coco Loco, ubicado al final de la playa, justo frente al mar. Ahí no solo podrá complacer su sentido de la vista con el paisaje, sino también consentir el paladar. El coctel insignia de la casa, el Coco Loco, se sirve en el coco mismo y está hecho a base de agua de pipa. En cuanto a la comida, hágase el favor de pedir los camarones empanizados con coco... Luego nos escribe para darnos las gracias por esta recomendación.

Entre las actividades más destacadas que podrás realizar aquí destacan los deportes acuáticos, como el submarinismo, el esquí acuático y la pesca mar adentro, la cual se ha convertido en el principal reclamo turístico debido a que sus aguas tienen una gran diversidad de fauna marina. Además, la playa Flamingo es la sede de uno de los concursos más importantes a nivel internacional de pesca mayor de pez vela.

Playa Flamingo, Guanacaste, Costa Rica. Foto: Mónica Morales
Playa Flamingo, Guanacaste, Costa Rica. Foto: Mónica Morales

También playa Flamingo es un destino ideal para movilizarse a otras cercanas y conocer lugares poco concurridos y vírgenes, como las playas Mina, Pan de Azúcar, Danta y Dantica, así como magníficos parajes naturales, entre ellos las playas de Conchal y la playa Penca. Incluso puede realizar excursiones a algunas de las islas de alrededor, por ejemplo, la isla Plata, ubicada enfrente de la playa Flamingo.

Ya sabe, hay una hermosa playa de arena blanca que la está esperando. ¿Ya tiene las fechas reservadas?