Didier Fernández.5 mayo

“Mi sueño era crear un puente natural para que los animales cruzaran de un lado al otro de la finca, que en aquel momento estaba dedicada a la ganadería y a la siembra de caña india; así fue como nació este maravilloso proyecto”, señaló don Leo Villegas. Gracias a esa visión, surgió Montaña de Fuego, un resort rodeado de un bosque regenerado y declarado como primario, que sirve de hábitat para cientos de especies de flora y fauna.

Foto Jeffrey Zamora
Foto Jeffrey Zamora

Precisamente estas zonas boscosas de transición juegan un papel muy importante dentro de un nuevo corredor biológico, que, a su vez, resguarda la cuenca de Arenal y La Palma, ríos importantes dentro de la Reserva de la Biosfera Agua y Paz creada por la Unesco en el 2007.

Los bosques tropicales lluviosos son responsables por 20% del total de oxígeno del planeta.

A través de su programa Amigos del Ambiente, el resort logró involucrar a huéspedes y proveedores en esta valiosa labor. “Tenemos una importante misión que hemos asumido como guardianes del bosque lluvioso a través de nuestro programa #savetherainforest, con el que hemos logrado reforestar más de 45 hectáreas de bosque lluvioso de las mano de nuestros clientes y proveedores”, afirmó la directora de Mercadeo, Stephanie Villegas.

¿Cómo lo logran?
Foto Jeffrey Zamora
Foto Jeffrey Zamora

“El programa #savetherainforest es un gran sueño que contagia a nuestros visitantes y los incita a dejar su huella verde en La Palma de La Fortuna. Invitamos a nuestros huéspedes a ser parte de un cambio y los motivamos a mitigar su huella durante su viaje por Costa Rica, sembrando un árbol en una de nuestras parcelas para reforestación”, explicó Villegas.

De acuerdo con el informe del 2019 de la evaluación global sobre la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas del Panel Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), un millón de especies están en peligro de extinción; más que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Y gran parte se debe a la deforestación que acaba con sus ecosistemas y su hábitat por los cambios de uso de la tierra. Eso también es consecuencia de la degradación y erosión del suelo, la disminución del agua limpia y la liberación de carbono a la atmósfera.

Foto Jeffrey Zamora
Foto Jeffrey Zamora

Los bosques tropicales lluviosos son responsables por 20% del total de oxígeno del planeta, de acuerdo con la Rainforest Foundation de los Estados Unidos. Además, son destinos turísticos atractivos para los casi dos millones de personas que visitan un área silvestre protegida; esto según datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT). Y es justo este punto donde se enfoca la labor y responsabilidad social y ambiental del resort.

“Recientemente lanzamos el programa Be a Eco Traveler, que busca generar un cambio de conciencia en nuestros turistas visitantes. Por medio de material audiovisual y rotulación, informamos e invitamos a nuestros clientes a ser viajeros ecológicos, respetando el bosque y realizando prácticas sostenibles con el ambiente que ayudan a la conservación de la biodiversidad de los ecosistemas que visitan dentro del resort y en otras áreas de conservación y parques nacionales”, concluyó Villegas.

Foto: Jeffrey Zamora
Foto: Jeffrey Zamora