Mónica Morales.13 mayo
La Antigua, Guatemala
Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

Las calles empedradas de Antigua decoran la ciudad de una forma única. Los edificios de poca altura son un arcoíris de fachadas que se reúnen en un cuadro de cálidos colores. De lo más bonito del lugar: las ruinas que ocupan las esquinas de la ciudad y que señalan claramente el pasado colonial. Declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco, Antigua es un sitio caluroso, perfecto para relajarse en sus hoteles coloniales o admirar los volcanes a su alrededor.

Roatán, Honduras
Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

El lugar ideal para encontrar un poco de paz y relajación fuera de la típica rutina cotidiana, gracias a sus playas prístinas y la antigua ciudad maya de Copán. La playa West Bay, en Roatán, es considerada una de las cinco mejores de América y cuenta con increíbles hospedajes a lo largo de la costa. Allí se pueden ver tiburones, tortugas e incluso delfines nariz de botella. Las áreas principales son bastante turísticas, así que, si busca aventurarse y tener una perspectiva local, le recomendamos buscar hospedajes cerca de los habitantes locales en Sandy Bay.

Volcanes Tenorio y Miravalles, Costa Rica
Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

Tenorio y Miravalles son dos volcanes de impactante belleza; ambos están rodeados de maravillas naturales. En la exuberancia del bosque del Parque Nacional Volcán Tenorio caerá rendida por el paisaje de cuento de hadas que ofrecen la catarata color turquesa y los ríos que la alimentan. Además, se sentirá extasiada ante la majestuosidad del Volcán Miravalles, destino poco visitado a pesar de sus espectaculares vistas panorámicas, bosques primarios y cascadas de agua cristalina.

Lago de Coatepeque, El Salvador
Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

Es un lago de origen volcánico situado a 18 km al sur de la ciudad de Santa Ana, en el municipio de El Congo.​ Cuenta con una isla llamada la isla del Cerro o Teopán.

Coatepeque significa ‘cerro de culebras’ en lenguaje náhuatl. Tiene una condición ideal para practicar el ecoturismo y la observación de aves residentes y migratorias. Se pueden hacer caminatas en los alrededores del lago y también ciclismo de montaña. En el lago mismo se practica la pesca, el buceo y los recorridos en kayak, jet ski o lancha.

Granada, Nicaragua
Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

Fundada por Francisco Hernández de Córdobas en 1524, la ciudad de Granada –también conocida como la Gran Sultana– es uno de los mayores atractivos turísticos nicaragüenses. La arquitectura colonial y neoclásica de su antiguo centro, sus museos, galerías, hoteles, restaurantes, bares y ambiente cosmopolita la convierten en un destino por sí misma, pero es también un punto de partida para visitar otros atractivos de la región como el Parque Nacional Volcán Mombacho.

El platillo tradicional de la ciudad –que se sirve en los quioscos del parque Central y del Mercado Municipal– es, sin lugar a dudas, el vigorón o chicharrón con yuca aderezado con chile y degustado con una refrescante chicha de maíz o cacao.

Barrera de Coral, Belice
Foto: Shutterstock.com
Foto: Shutterstock.com

La Unesco le otorgó estatus de patrimonio de la humanidad a la Barrera de Coral de Belice, la más grande en el hemisferio norte y occidental, al abarcar 185 millas de aguas turquesas.

La barrera de coral genera un equilibrio crucial dentro del sistema marino mesoamericano. Las atracciones son tan variadas como las formaciones naturales de esta maravilla costera. Cerca del arrecife se pueden encontrar más de 100 especies de coral y de peces, así como una abundante variedad de vida marina.

Las aguas frente a la costa son un santuario para los entusiastas de los deportes acuáticos. El arrecife es el principal destino turístico de Belice, popular para el buceo y el snorkel.