Andrea González Mesén.4 febrero

Tailandia es uno de los 49 países que conforman el continente asiático, una región que se puso de moda en los últimos años por su cultura exótica y sus paisajes.

Su capital Bangkok es una mezcla del encanto clásico, moderno y cultural del país. Su grandeza puede llegar a ser abrumadora, con más de 10 millones de habitantes, la “ciudad de los ángeles” alberga desde exóticos templos –que hablan por sí solos de la arraigada historia budista de Tailandia– hasta los más modernos y ostentosos centros comerciales.

La estancia en Bangkok debe contemplar la visita al Gran Palacio Real, posiblemente la primera atracción turística de la ciudad, ubicado muy cerca de los templos más espectaculares incluyendo el Templo Buda de Esmeralda (Wat Phra Kaeo), el Templo del Amanecer (Wat Arun) y Wat Pho, especialmente conocido por acoger al enorme Buda reclinado, una figura de 46 metros de largo y 15 metros de alto.

Tailandia está de moda.
Tailandia está de moda.

El Buda será el hilo conductor del viaje durante un buen tiempo, pero será solo uno de los atractivos. Esta nación, fundada en el siglo XIII, acoge con agrado a todo el que quiere pasear por unos terrenos que nunca fueron colonizados por los europeos, y cuya historia y tradiciones se conservan intactas.

La serpenteante Chao Phraya “Río de Reyes” está conectado por numerosos canales, por lo que Bangkok se ha ganado el sobrenombre de la “Venecia de Oriente”. El visitante puede disfrutar de un crucero por sus aguas, además de visitar un mercado flotante o explorar los khlongs o canales. Otros lugares de interés histórico y cultural que nadie debe perderse son el Museo Nacional, la Mansión Vimanmek y el Palacio Suan Pakkad.

Tailandia se encuentra dividida en cinco regiones: norte, nordeste, este, central y del sur, cada una geográficamente distinta de la anterior. Cada provincia de Tailandia contiene sus propios atractivos culturales, históricos y naturales únicos, desde las montañas del norte (repletas de vida silvestre y tribus nativas) a los llanos centrales (denominados el “Plato de Arroz de Asia”) a la meseta del noreste (se extiende hasta el río Mekong en la frontera con Laos) y las espectaculares playas e islas del sur (como Phuket, Krabi o Koh Samui, entre muchas otras).

El vínculo con la naturaleza se vive en Chiang Mai, en el norte. Desde ahí podrá disfrutar de sus montañas vestidas de verde, sus ríos y cataratas de agua impecable y además tendrá acceso a templos donde encontrará paz espiritual. Es considerado el centro del Budismo del norte de Tailandia.

Tailandia está de moda.
Tailandia está de moda.

También al norte de Tailandia se encuentra la ciudad de Chiang Rai, es el punto de encuentro entre tres países –Tailandia, Myanmar y Laos–. Ahí se encuentra el llamativo Templo Blanco. Iniciado en 1997, el Wat Rong Khun es el templo contemporáneo más impresionante del país: todavía permanece inacabado, pero no deja de impresionar a quien lo visita.

Calor de playa

Si lo que desea son unos días con aires de playa no dude en visitar la región sur. Una de las playas más populares es la Krabi (Ao Nang, Nopparat Thara, Tab Kaek), con arena blanca y palmeras con climas entre los 26 y 32 grados durante todo el año.

Koh Chang es la segunda isla más grande del país y un buen destino para mochileros o familias que quieren hacer más actividades, además de estar en la playa, y no quieren estar en un entorno muy explotado o con mucha gente. Es tranquila, con mucha jungla y picos de hasta 744 metros, eso ofrece la posibilidad de hacer excursiones, visitar cascadas, subir a elefantes e incluso hay un pequeño parque de aventuras para saltar de árbol a árbol (Tree Top).

Tailandia está de moda.
Tailandia está de moda.

Gastronomía

La intensidad de los sabores de la comida tailandesa son meritorios de disfrutar. Sus precios son moderados. Sí es necesario tener en cuenta que utilizan muchas especias y platos que ellos consideran moderados pueden ser realmente picantes.

Es muy típico comer en puestos callejeros y mercados, ahí encontrará platos muy tradicionales como el pad thai, una preparación de noodles fritos con langostinos y verduras. No se puede ir sin probar las verduras. Los jugos son un ritual del día.

Su gastronomía es tan exquisita como sus tesoros por descubrir. Un sinfín de destinos llenos de cultura y magia lo esperan en este pedacito de Asia.

Tailandia está de moda.
Tailandia está de moda.

TIPS

  • Prefiera utilizar los taxis que ya están circulando ya que generalmente utilizan el contador, mientras que los taxis estacionados normalmente tienen tarifas fijas más altas o darán al viajero el típico “paseo”.
  • Durante los meses de la estación del monzón, de junio a septiembre, las lluvias vienen de forma rápida sobre todo por la tarde. Incluya en su equipaje calzado adecuado y un paraguas.  
  • Muchas reservas de elefantes no se comprometen con prácticas responsables con estos animales. Evite aquellas reservas que exploten a los elefantes.
  • Si planea visitar Chiang Mai durante el Songkran, el Festival del Agua (del 13 al 15 de abril), asegúrese de envolver todas las pertenencias en plástico antes de meterlas en la maleta.