Mónica Morales.22 agosto

Si esta planeando alguna escapada con niños “¿cuánto falta?” o “¿a qué hora llegamos?” son solo algunas de las incesantes preguntas que suelen hacer durante un viaje en auto.

Para que las horas no se vuelvan interminables, Alamo Rent A Car ideó un listado de actividades y juegos para realizar en familia durante las largas horas que pasarás en la carretera evitando que el trayecto se convierta en una misión imposible, haciéndola una aventura sobre ruedas que siempre recordarán.

1. Prepare una lista de música con las canciones favoritas

Una idea que nunca fallará en un viaje largo es cantar al ritmo de sus canciones preferidas. Prepare una lista de reproducción para cantarlas a viva voz. ¿Quiere ir más allá? Organice un concurso de canto en el que dos equipos compitan por cuál se sabe todas las canciones. Le recomendamos tener confites en la guantera para regalarle a los ganadores.

2. Lleve con usted un libro de preguntas, chistes y acertijos

Para reír y estimular la mente de los chicos, nada mejor que un libro de chistes y acertijos para mantener el hábito de lectura incluso durante sus vacaciones. El libro debe rotar entre los niños y el copiloto. Una opción es organizar un juego en el que los ganadores decidan dónde almorzar o qué actividad realizar apenas lleguen al destino final. Para llevarlo a cabo, le recomendamos contar con una libreta y lapiceros, y si a ello le suma lápices de colores, también servirá para que los chicos coloreen durante el viaje y los padres tengan un momento para conversar tranquilos.

3. Recurra a los clásicos e infalibles juegos de observación

¿Qué otro que el famosísimo “veo-veo”? un clásico juego donde una persona ve una cosa y dice el color del que es, haciendo que los demás lo descifren. Este no es el único juego de observación que hay, también se puede jugar a “contar cosas”, por ejemplo, la cantidad de autos de cierto color que vean por la carretera o la cantidad de árboles con determinado aspecto. Como estos hay un sinfín de opciones para lograr que los niños no se aburran, estimulen sus pensamientos y disfruten del recorrido mirando por la ventana, conociendo el trayecto y sus características.

4. Haga una parada durante el trayecto para aprender y disfrutar de la vista

Cuando el viaje es largo, es mejor realizar alguna parada no solo para estirar las piernas sino también para aprovechar del paisaje, echarle un vistazo con mayor detenimiento y tomarse alguna foto familiar. Para el viaje puede llevar cuadernos o libretas para que los niños tomen nota durante el trayecto y describan lo que van viendo a lo largo del camino. También se puede empacar un mapa grande (o un libro de mapas de menor tamaño) para que cuando se haga una parada, los niños con la ayuda de los padres, puedan colorear las rutas tomadas y aprendan sobre el recorrido que están realizando.

5. Opte por juegos de palabras

Los juegos de palabras son una gran opción para hacer que el tiempo pase volando y de manera entretenida. Si se recurre a estos, los niños pueden desarrollar su imaginación y plasmar sus ideas en un papel o mencionarlos oralmente. Pídeles que escriban varias de las palabras que vean durante el viaje (en carteles, anuncios, negocios, etc.) para luego desarrollar una historia, una canción o un poema utilizándolas. Otra opción es crear historias en equipo, pidiéndole a un miembro de la familia que comience inventando una frase cualquiera y los demás, por turnos, deberán ir agregando una frase más a la inicial. Tomw nota de lo que se diga y luego pídeles a los niños que dibujen la historia inventada en un papel.

De ahora en adelante, las largas distancias en auto no tienen por qué ser tediosas. No hay nada más lindo que disfrutar en familia y generar hermosos recuerdos para compartir al llegar a casa.