Melissa Hernández.23 septiembre, 2015
Conciencia plena.
Conciencia plena.

Despertarse, trabajar, volver a casa, dormir, levantarse para ir al trabajo nuevamente... ¿Alguna vez se ha detenido a pensar en sus sentimientos y sueños, y que tan compaginados están con su cotidianidad?

Si no lo ha hecho, o le resulta difícil ese proceso, puede que precise despertar su conciencia esa parte que, según explica la coach de vida Paola Castro, "sabe que somos infinitamente poderosos".

La ciencia, define esta como la capacidad humana de la metacognición, es decir, tener la capacidad de observar los sentimientos y pensamientos propios. "Poder decir, 'mirá lo que me está enseñando esto, mirá cómo reaccioné ante una situación determinada'", indica Castro.

Meditación y respiración
Meditación y respiración

Según la especialista, que presentó su obra Libre en la Feria Internacional del Libro, quienes tienen la conciencia dormida se caracterizan por ser personas reactivas, que reaccionan ante los estímulos inmediatamente sin ningún tipo de análisis. Además, son aquellos que buscan afuera —en el trabajo, la comida, el carro, las relaciones— lo que les falta dentro. Asimismo, se consideran víctimas de las circunstancias y creen que las cosas "les pasan".

¿Cómo despertarla?

Quienes tienen un alta conciencia no le temen a la incertidumbre. Pueden sentir miedo, pero no dejan que este los paralice. Por otra parte, estas personas confían en su intuición. "La gente sin conciencia es solo lógica, pero también es importante conectarse con la intuición. Porque no somos robots, somos seres pensantes", añade Castro.

Para llegar a este punto existen tres fases elementales:

  1. Ver hacia dentro. Acá, una pregunta es clave: "¿Cómo estoy hoy?", dice Castro. Aprender se revisarse y distinguir en los diferentes sentimientos permite determinar qué se desea y hacia qué se pretende llegar.
  2. Desarrollar valentía. Tras conocer los objetivos personales, el fin es pasar a los hechos. Actuar de manera coherente a lo que se es y lo que se desea.
  3. Integración. El último paso tiene relación con las costumbres, los rituales y hábitos de la persona. ¿Cómo modificarlos en función de un estilo de vida consciente? ¿Cómo continuar con el trabajo, la familia pero desde una nueva perspectiva?

Las técnicas para efectuar este proceso son muchas y cada persona deberá probar las que más le ayudan en su caso puntual. Paola brinda algunos tips que, al igual que muchas de estas técnicas, forman parte de su libro:

  • Dedicarse tiempo: en silencio, para sí mismo.
  • La respiración: respirar antes de reaccionar ante una noticia o situación.
  • Dormir bien: el descanso es esencial para que la mente tenga energía y puede llegar a un adecuado estado de conciencia.
  • Agradecer: Evite quejarse de lo que no tiene y agradezca por lo que posee, ubíquese en un estado de abundancia.