Ricardo Alvarado.15 julio

San Pedro de Montes de Oca fue tierra fértil para sembrar el sueño de una cafetería que cumple su primer aniversario este 16 de julio. Se trata de Artlee Café & Picnic, un lugar diseñado para compartir sabores, aromas y colores de la cultura oriental-taiwanesa.

Un lugar fresco, moderno y juvenil lo espera en el centro comercial Omega (150 mts Norte del Jiménez y Tanzi, cerca de la Universidad Latina) para que disfrute de una experiencia gastronómica única. Artlee es el sueño de Liliana Lee y Rodolfo Artavia, una visión creada para promover una alimentación sana y equilibrada, basada en filosofía, medicina y armonía del sabor.

Crocante de té matcha. Foto: Adámico y Dana del Nogal
Crocante de té matcha. Foto: Adámico y Dana del Nogal

La preparación de cada platillo busca un pequeño intercambio de culturas, servidos para ofrecer a los clientes balance, variedad y tradición.

Según Lilliana Lee, el menú está diseñado en darle protagonismo a ciertos ingredientes. “Somos un espacio en donde pueden disfrutar no sólo de cafés, sino de platillos preparados con influencia de cultura oriental así como bebidas exóticas, principalmente hechos a base del té verde matcha. Buscamos crear una adicción para aquellas personas que desean probar cosas nuevas.”, aseguró.

Queque con té matcha. Foto: Adámico y Dana del Nogal
Queque con té matcha. Foto: Adámico y Dana del Nogal

Las especialidad de la casa son los ramen, bowls, fideos, sándwiches y ensaladas. En bebidas cuentan con toda una variedad de calientes y fríos. Sin embargo, Lee asegura que lo más apetecidos son los productos preparados a base de té verde matcha, un ingrediente totalmente natural cargado de antioxidantes y super versátil, con el que se preparan desde lattes calientes hasta repostería.

Ensalada. Foto:Adámico y Dana del Nogal
Ensalada. Foto:Adámico y Dana del Nogal

Para Liliana cada platillo es el fruto de un trabajo creativo realizado por varios integrantes, “tenemos a dos talentosos cocineros que se encargan de la parte de la cocina y preparan todos los platillos salados. En bebidas, tenemos a un gran bartender que con su carisma atiende también a los clientes y por último, detrás de los postres se encuentra mi madre, la única que puede hacer nuestro postre mejor vendido, el Cheesecake japonés, una receta que tiene tres años de estar en una búsqueda constante de la perfección”, explicó.

Bebida de Artlee Café & Picnic. Foto: Adámico y Dana del Nogal
Bebida de Artlee Café & Picnic. Foto: Adámico y Dana del Nogal

Según la propietaria muchos de los postres tienen un toque de originalidad, ya que buscan perspectivas y formas diferentes de fusionar los platillos. Recientemente lanzaron el Crocante alemán de matcha, un platillo que originalmente lleva chocolate sin embargo para esta ocasión se sirve con la hoja pulverizada del té verde. “La idea es ofrecer un acercamiento de ambas culturas y demostrar que con sólo un poco de creatividad, se logran grandes resultados”, explicó Lee.

A un año de poner en marcha este emprendimiento han visto como la demanda los obligó a realizar pequeños cambios en el menú. En un inicio el menú fue bastante pequeño y escueto, poco a poco los clientes fueron direccionando el modelo según sus paladares.

Preparación de té matcha. Foto: Cortesía de Artlee Café & Picnic / Adámico y Dana del Nogal.
Preparación de té matcha. Foto: Cortesía de Artlee Café & Picnic / Adámico y Dana del Nogal.

Artlee sigue creciendo, cada vez con clientes más contentos, satisfechos y deseoso de probar cosas nuevas. “La esperanza es tener más fans de Artlee cada día. El año pasado, empezamos con un local y un empleado, y ahorita triplicamos nuestro personal y ya tenemos un taller para la preparación de encargos de queques personalizados. A futuro nos gustaría tener varias sedes y compartir con más personas nuestro concepto”, destacó Lilliana Lee.