Andrea González Mesén.1 marzo

En el quinto piso del Gran Hotel Costa Rica, ubicado en el centro de San José, se encuentra un pequeño oasis de calma, con sabor propio y vibra con estilo a capital.

Se trata de Cultura Cinco, un espacio camaleónico que de día lo invita a disfrutar de un delicioso brunch y por las noches un coctel con amigos.

Carlos Castrillo, chef nicaragüense de amplia experiencia, es quien está detrás de cada una de las recetas que se transforman en deliciosos platos para llegar a la mesa.

11/02/2019. San José, Costa Rica. Gran Hotel Costa Rica. Restaurante a cargo del Chef Ejecutivo Carlos Castillo. Restaurante Cultura5 Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
11/02/2019. San José, Costa Rica. Gran Hotel Costa Rica. Restaurante a cargo del Chef Ejecutivo Carlos Castillo. Restaurante Cultura5 Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Explicó que a pesar de que el espacio es relativamente nuevo no pudieron dejar de lado la historia y cultura del Gran Hotel Costa Rica, y por eso rescataron un par de platillos emblemáticos desde 1930 pero ahora con un aire mucho más moderno como el lomito de res con reducción de vino tinto.

La esencia costarricense se siente más en sus productos que en sus preparaciones finales al usar gran cantidad de producto local y autóctono como la papa de Turrialba y el café de Dota.

La invención del plato nace de la experiencia del chef y de la riqueza de su materia prima directa de proveedores artesanales.

“Carne de cocción lenta, una falda y pecho de res, en reducción de tamarindo y vino tinto. Que se cocina por casi ocho horas. Son platillos ganadores que nos identifican aparte de su sabor el trabajo que lleva su preparación”, comenta el chef.

Este hotel de apellido Hilton y con esencia boutique tiene abierta su cocina a todo el mundo, es decir, no es necesario hospedarse –aunque no estaría mal la idea– para disfrutar de su amplia oferta al desayuno: frutas, carnes curadas, un buffet completo, jugos naturales hechos en casa sin azúcar ni aditivos, y los que tienen más tiempo podría disfrutar de una cava o un espumante mientras leen nuestra revista.

Al medio día aquel lugar se vuelve popular gracias a sus menús temáticos, la música en vivo de su piano y la vista de la ciudad.

Pantalla completa Reproducir
1 de 14

Por la tarde, entre 4 p. m. y 7 p. m. llegan los dos por uno en cocteles y bocas a mitad de precio, que se sirven desde una barra que se ilumina con forme la luz natural deja la habitación, perfecto para pasar la hora pico.

Los jueves, viernes y sábado por la noche cuenta con música en vivo que cambia por completo el espacio del quinto piso.

El hotel abrió sus puertas en 1930, a finales del 2013 Hilton adquirió el inmueble y para el 2018 fue recuperado en proceso de restauración, sumándose a esfuerzos de modernización y preservación como el del Museo de Oro y el Teatro Nacional.

Si bien cuenta con 79 habitaciones su servicios lo ubican dentro de la categoría boutique. Se mantienen elementos como el piso, la fachada y la suite Kennedy, íconos de este hotel parte de nuestro patrimonio.