Andrea González Mesén.2 mayo

Los buenos restaurantes se mantienen a un bajo perfil. La bulla no es buena. Es mejor dejarlo en silencio y que la exclusividad siga siendo cuestión de quienes por cosas de la vida han logrado enterarse de su existencia.

Así es como percibe un amante de la gastronomía un buen restaurante en Francia, y por más inadvertido que La Terrase quiera pasar es imposible. Acá los ticos no nos guardamos nada. Lo que es bueno se divulga, se comparte, se invita y es justamente esta promoción de boca a boca lo que mantiene la agenda llena de este sitio, que se define como un trozo de Francia en Costa Rica.

22/02/18. San José, Costa Rica. MATERIAL EMBARGADO PARA REVISTA PERFIL. PUBLICAION MAYO. Restaurante Frances La Terrasse con la Chef Patricia Richer. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
22/02/18. San José, Costa Rica. MATERIAL EMBARGADO PARA REVISTA PERFIL. PUBLICAION MAYO. Restaurante Frances La Terrasse con la Chef Patricia Richer. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Identificarlo no es fácil. Su puerta siempre pasa cerrada y lo único que lo delata es un pequeño cartel que busca soporte en las verjas café de una casa de 1927 que aún mantiene ese aire de antiguo hogar.

Una vez que se toca el timbre es Patricia Richer quien abre la puerta o bien Gérald, su esposo, y quien se encarga del servicio mientras la chef se sumerge en la preparación de los platos.

El lugar representa una vieja casa francesa. Los recuerdos están por doquier. Botellitas de perfumes, burbujas con nieve, lámparas de auténtico cristal y hasta las cortinas fueron traídas del otro lado del mundo.

Este espacio realmente es exclusivo. Patricia explica que la idea es que la gente se sienta como invitados a su casa y para lograrlo únicamente habilita 12 puestos cada noche.

Su cocina es pequeña. Su fregadero es como el de una casa convencional, lo mismo que sus ollas y hasta su estufa. Ahí se preparan los alimentos a la minuta, pocas cosas están listas de previo. Por eso no hay desperdicio. Es como tener una casa con mucha gente con la clara diferencia de que cada plato ha sido cuidado en calidad y técnica francesa.

Pantalla completa Reproducir
1 de 11

Gérald cuenta que su trabajo va más allá de servir un plato. Es explicarle al comensal la cultura gastronómica francesa, empezando porque la comida se parte en porciones pequeñas y se toma lo necesario para maridar en el paladar, y que la experiencia va más allá del comer. Es conversar, descansar y disfrutar sin prisa alguna.

Patricia cuenta que los productos que utiliza son ticos en su mayoría, pero otro tanto debe traerlos de su tierra con tal de mantener la escancia real de su comida.

Visitar La Terrase es cuestión de buen gusto y de exclusividad. De amor a la cultura y a las bases de una excelente gastronomía: la francesa.

Contacto: Dirección: Barrio Otoya. Calle 15. Tel.: 8939-8470. Horario: Martes a Sábado para la cena. Se requiere reservación. Solo afectivo.