Mónica Morales.29 octubre

Entre el 2015 y el 2018, el porcentaje de personas mayores de 18 años que tienen cuentas de ahorro o corrientes en el sistema financiero del país aumentó de 63% a 76%, según el estudio Nivel de Bancarización y Capacidades Financieras de los Costarricenses de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC).

“En Costa Rica, las personas están reconociendo el valor del ahorro para mejorar y mantener su salud financiera”, aseguró Laura Céspedes, Gerente de Productos de Depósito de Scotiabank.

Para la persona ahorrista, es clave definir objetivos, metas y plazos que le permitan determinar cuánto debe ahorrar y por medio de cuál producto financiero. “La ABC pudo demostrar que, del 52% de las personas que aseguraron haber ahorrado en el 2018, el 73% lo hizo a través de un banco. De nuestra cartera, el 92,27% de las personas que ahorran, lo hacen por medio de una cuenta de ahorros”, agregó Céspedes, quien enumera siete ventajas de este instrumento:

1. Es de fácil acceso: abrir una cuenta de ahorro es muy fácil, no solo porque el trámite toma pocos minutos, sino porque se puede hacer desde la casa o la oficina. La persona usuaria solo debe cumplir con los requisitos establecidos por ley y contar con acceso a internet si desea hacerlo de forma remota.

2. Es seguro: las cuentas de ahorro están ligadas a una tarjeta de débito, que es una forma más segura de hacer pagos y consumos que el dinero en efectivo. Las tarjetas pueden utilizarse en una gran cantidad de comercios, además de poder asociarlas a un programa de lealtad para obtener muchos beneficios.

3. Trae beneficios adicionales: en el mercado, las personas ahorristas pueden encontrar diferentes opciones de cuentas, como las que tienen programas de lealtad que ofrecen beneficios por el uso de la tarjeta de débito, por ejemplo, descuentos, promociones, cash back y muchos otros.

4. Es visible en línea: con su cuenta de ahorros, la persona puede tener acceso a la banca en línea de la entidad de su preferencia y hacer uso de sus aplicaciones para realizar pagos de servicios públicos, transferencias entre cuentas y entre bancos; entre otras transacciones. Esto facilitará sus gestiones financieras desde su teléfono móvil, incluso por medio de herramientas que ofrecen transferencias rápidas y gratuitas como SINPE Móvil.

5. Permite tener control de las finanzas: la persona usuaria recibirá, mes a mes, el estado de su cuenta de ahorros con el detalle de todos sus movimientos. De esta forma, la administración del dinero se facilita y ayuda a mantener finanzas saludables. También, se pueden revisar y consultar los movimientos en la banca en línea.

6. Genera intereses: al ahorrar con un producto bancario, la persona puede acceder a tasas de interés que hagan crecer su dinero, guardándolo de forma segura y evitando que se devalúe con el tiempo.

7. Ayuda a mantener el hábito del ahorro: existen productos de ahorro que funcionan con programación mensual, de forma que la persona destina, automáticamente, un porcentaje de sus ingresos al ahorro todos los meses.