Mónica Morales.30 septiembre

Muchas veces las decisiones de compra se deben a una gratificación momentánea donde se deja que decida el corazón más que la razón. Así lo explica María Fernanda Torres, Promotora Social de Coopecaja para quien el principal problema de situaciones como éstas es que, si una persona no tiene control sobre sus emociones, puede endeudarse innecesariamente y generar mayor inestabilidad en su calidad de vida.

Estudios recientes del Congreso Nacional de Marketing y Ventas en España, revelan que el 90% de las decisiones financieras son emocionales y únicamente el 10% racionales, por el vínculo directo que existe entre las emociones y la economía personal.

Para la experta, las implicaciones de las finanzas en la salud es un tema urgente de abordar pues éstas afectan no solo el estado emocional, sino, el estado físico y la capacidad de las personas para proyectarse en la vida y ser feliz, considerando cifras alarmantes según datos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) en los últimos cuatro años (2015-2018), se han incapacitado alrededor de 95 mil personas por motivo de trastornos de ansiedad y depresión, cifra que se traduce a casi 1 millón y medio de días de incapacidades otorgados.

Por su parte, Josué Rodríguez, experto en la temática de Bienestar Financiero señala que existen 8 dimensiones del bienestar, entre las que se contemplan el estado físico, emocional, ocupacional, financiero y el efecto que tiene el dinero en las distintas áreas.

Los expertos recomiendan gestionar una estabilidad y libertad financiera tomando en cuenta algunos pilares básicos para mantener una adecuada calidad de vida:

  • Humildad financiera: establezca pequeños objetivos financieros concretos y realizables, además de las acciones específicas para lograrlo, administrando el dinero de la mejor manera.
  • Ser consiente del aquí, el ahora y el valor del dinero: esto significa que un presente vivido con disciplina y cultura financiera aumenta el bienestar al largo plazo, pues la mayor parte de la gente vive solo en modo supervivencia, por eso es vital la cultura del ahorro.
  • Encontrar el placer en los detalles: La creatividad financiera nos invita a evitar la compra de cosas para cambiarlas por experiencias con gente que valga la pena. Invertir su tiempo es el insumo más importante y es por eso que las experiencias generan felicidad y aumentan su potencial creativo, lo que se traduce en un uso más eficiente del dinero.

“La forma en que maneja su dinero refleja que tan serio se toma su vida y su bienestar. Es muy importante que la población conozca y reflexione sobre dichos temas, especialmente en una época que se vislumbra de recesión económica por la dinámica propia del país”, señaló Torres.