Andrea González Mesén.6 mayo

21 minutos duró la entrevista con Pilar Álvarez, la contacté para conversar sobre nuevos proyectos y emprendimiento en estos tiempos retadores. Bastaron esos pocos minutos para comprender lo que se requiere para lograrlo con éxito: energía positiva y muchas ganas de hacer las cosas bien, tal como ella misma lo proyecta.

Álvarez es publicista con más de 27 años de experiencia. Estuvo sumergida por años en la producción de comerciales y lanzamientos de marcas a nivel internacional y hace 10 años dio el salto de tener su propia marca de producción de eventos, CMP.

Inició una empresa de entrega de regalos durante la cuarentena
Inició una empresa de entrega de regalos durante la cuarentena

Ese paso lo dio impulsada por su deseo de pasar más tiempo con sus hijos y su familia; sin embargo, no fue hasta el pasado 6 de marzo cuando su ajetreada rutina de vida se vio detenida drásticamente, al igual que le ocurrió a millones de personas. La pandemia tocó a Costa Rica y su empresa productora no fue la excepción.

Los eventos programados para los siguientes meses se fueron cancelando uno a uno al punto de quedar viva únicamente una propuesta para setiembre. Fue justo ahí que surgió la idea de negocio que dio vida a una marca que ella misma define como la oportunidad perfecta para mostrar a los demás lo mucho que se les quiere.

Love and Hope nació en cuestión de un mes con el objetivo de dar a otras personas pequeños detalles que les recuerden a otros lo agradecidos que se está por el trabajo, la familia, el amor…

“Me puse a pensar que si no se puede hacer un evento masivo sí podríamos pensar en reconocimientos para los clientes. Luego comenté la idea con otros clientes y amigos y empezaron a pedir, les gustó la idea”, comentó Álvarez.

Con la nueva marca Álvarez logró ayudar a los colabores que trabajaban con ella en la elaboración de eventos, ahora remotamente y respetando todas la medidas de seguridad señaladas por el Ministerio de Salud.

“El equipo de trabajo que tenía con CMP volvió a activarse. Ya nuevamente no soy solo yo, sino que estamos generando trabajo para más gente. Empecé a contactar emprendedores que al igual que yo están trabajando desde sus casas. Tenemos que apoyarnos unos a otros para salir de esto”, afirmó la empresaria.

Llevar amor y esperanza, se podría decir, es el eslogan de la empresa. Una estrategia que puede sonar simple pero que es una necesidad real en este momento.

“Lo que más me hace feliz es que en estos momentos la gente necesita una señal de esperanza y felicidad y nosotros se la estamos dando, la gente llora de la felicidad al recibir un detalle. Estamos pasando por un momento duro para todos, por ejemplo, para los chicos de último año de colegio que no saben si volverán a estar en una misma clase juntos es muy difícil enfrentar la situación, pero qué bonito es darles ese detalle que los alegra”, comenta desde la experiencia de sus propios hijos.

¿Cómo dar el salto en medio de la crisis?

Álvarez afirma que la clave está en reinventarse, pensar qué es lo que necesita la gente y hacerlo con amor. Comenta que no necesariamente siempre se requiere de un amplio capital para iniciar, en su caso todo nació de unas cuantas barras de chocolate y un vaso de vidrio.

Lo segundo y no menos importante es de verdad tener ganas y usar las capacidades y habilidades personales para desarrollar la idea de negocio. Además, asegura que la cuarentena es sin duda una oportunidad.

“La gente no quiere salir y hay que aprovechar esa oportunidad. Claro, con mucho cuidado con todas las medidas sanitarias requeridas. La clave está en solucionar los problemas de las personas y aunque parezca mentira de este momento pueden salir muchos negocios exitosos”, augura.

La actitud positiva y el entusiasmo de Pilar son indudablemente contagiosos e inspiradores. Es como hablar con un coach de negocios quien no deja de ser es sensata y honesta al confesar que no todo es fácil y que en ocasiones podrían venir momentos difíciles.

La diferencia está en lo que esos momentos puedan generar; para Pilar son sinónimo de lucha, de empuje y de ponerle más ganas a lo que hace.

“Es más fácil ser positivo y feliz que estar enojado. Esto es un reinventarse maravilloso. Tenemos que ayudarnos entre todos. Si de esto no salimos bien y el mundo no mejora no hay cuando. Es volver a las bases y nos damos cuenta de que lo que realmente vale es dar amor y en medio de este distanciamiento podemos enviar un regalo, hacer una llamada o reunirnos en un zoom”, concluye Álvarez.

Referencia:

Pilar Álvarez, Love and Hope, Tel.: 8864-1149.