Mónica Morales.7 enero, 2020

Al iniciar un nuevo año, el objetivo indispensable de toda empresa es llevar un adecuado manejo financiero para iniciar la década con el pie derecho.

Para ello, el primer paso a seguir es entender cómo están nuestras finanzas. Se debe conocer cuáles han sido nuestros ingresos, nuestros egresos, nuestras deudas actuales y todos aquellos datos que le permitan tener un panorama claro de cómo iniciamos el 2020.

La coyuntura económica que enfrentó el país en el último trimestre del 2019 impactó las proyecciones de los resultados que tenían muchas industrias. Ante este panorama es recomendable que las empresas hagan ajustes en sus proyecciones para el 2020, para ello le traemos las siguientes recomendaciones:

- Los negocios deben iniciar el año haciendo una de las tareas más importantes: reducir y controlar gastos. Esta práctica debería ser una constante durante el año.

- El otro punto es identificar y tener muy claro el origen de los ingresos, conociendo a detalle de dónde provienen, de cuáles productos o servicios, y si se ajustaron a lo que habíamos presupuestado. También es valioso que en el nuevo año identifique algunas otras fuentes de ingreso como la innovación, creación de nuevos productos o servicios, de la diversificación del negocio, u otras. De esta manera actuará anticipadamente y minimizará el riesgo, y así evitará “poner todos los huevos en una misma canasta”.

- Hay que establecer un plan de trabajo del año, con sus respectivos indicadores, que le permitan validar o alertar si va avanzando por el camino deseado.

- Revisar los procesos cada inicio de año es fundamental. Esto le contribuirá a encontrar mejores formas de hacer las cosas mejorando en aspectos como la satisfacción del clientes y generación de ahorros a la empresa. Para ello puede los programas informáticos o aplicaciones que hay en Internet.

- Otra manera de cuidar permanentemente sus finanzas es conocer y revisar las condiciones de los préstamos que tenga su empresa o líneas de crédito para trabajo. Preste atención a si surge alguna mejor oferta en el mercado que le pueda generar ahorro y liquidez.

- Evalúe a sus proveedores para determinar si debe realizar algún ajuste, negociar alguna condición especial, sustituir alguno o hasta afianzar la relación con alguno de ellos.

- Haga pronósticos con diferentes escenarios que pueda enfrentar su empresa e inclúyalos dentro de su plan de trabajo. Esto le permitirá tener ya definidos planes de acción para enfrentar diferentes cambios del mercado minimizando el impacto en sus operaciones.

- No deje por fuera hacer una revisión de cómo tiene asegurados o resguardados sus activos: ¿cuenta con las pólizas adecuadas que los cubran ante cualquier eventualidad? Por ejemplo, si tiene un estacionamiento debe tener las pólizas que cubran a sus colaboradores y clientes.

En resumen, para las empresas lograr tener un control efectivo sobre las variables que repercuten en sus finanzas será sinónimo de subsistencia y de evitar tener un año cuesta arriba. Aplica todas estas recomendaciones y logre este 2020 sus metas financieras y la consolidación de su negocio.

Fuente: Diego Benitez, experto en finanzas y emprendimientos, y director de Empodérate.