Mónica Morales.23 marzo

La llegada del COVID-19 obliga a cientos de empresas a implementar el teletrabajo como una medida para evitar el contagio del virus, entre sus colaboradores.

Una idea exitosa no solo porque puede romper la cadena de contagio sino porque permite a las compañías no detener su actividad empresarial.

El mundo no puede detenerse del todo y ahí es donde el teletrabajo se vuelve una herramienta indispensable para evitar que se detenga la economía del país, señala Leonardo Solórzano, Director de Investigación y Desarrollo de Grupo CESA.

Afortunadamente, dice Solórzano hay gran cantidad de labores donde la presencia física no es estrictamente necesaria y en donde las nuevas tecnologías permiten a los empleados seguir siendo productivos.

Se trata de herramientas populares que podrían ser útiles para hacer teletrabajo, y que son muy familiares para los costarricenses. Por ejemplo, el uso del WhatsApp, Messenger, Hangouts y Skype.

Para poder laborar desde la casa, es imprescindible que cada trabajador cuente con un ordenador, ya sea portátil o de mesa, y una conexión estable a Internet.

Reglas claras sobre la mesa

Asimismo, se requiere que el equipo de trabajo mantenga una buena comunicación, entre compañeros y superiores con el apoyo de aplicaciones e incluso redes sociales.

Es importante que las reglas estén bien claras tanto para el trabajador como para la empresa.

“Los colaboradores deben seguir las recomendaciones técnicas de la compañía, ya que muchas veces hay que usar herramientas más complejas o sofisticadas como las redes virtuales privadas. En especial, cuando se trata de guardar la confidencialidad de la información, lo que resulta de vital importancia para muchos negocios”, enfatiza Solórzano.

También, hay que tomar en consideración otros elementos para alcanzar la máxima productividad.

A continuación, algunos de los aspectos que deben contemplarse para trabajar desde el hogar:

  1. Es importante que el trabajador tenga un espacio físico en la casa. Los expertos sugieren que sea un lugar con buena ventilación e iluminación.
  2. La concentración es fundamental, tanto como establecer un horario de trabajo y ajustarse a él como si estuviera en la oficina.
  3. Mantener contacto con los compañeros de trabajo mediante las herramientas tecnológicas que facilite la empresa o compañía.
  4. Llevar un control diario de las tareas y las que requieran darle prioridad, en especial las que permitan avanzar en proyectos.
  5. Como medida de precaución hacer copias de seguridad del material de trabajo, así como utilizar sitios seguros, antivirus en los equipos y no compartir las contraseñas.
  6. En la casa, es sencillo distraerse. Organice el tiempo de tal manera que tenga espacios para atender asuntos personales como llamadas telefónicas o responder correos.

Fuente: Leonardo Solórzano, Director de Investigación y Desarrollo de Grupo CESA, empresa líder en el diseño e integración de soluciones de tecnologías de información y comunicaciones de avanzada.