Mónica Morales.14 octubre

En el mes del ahorro celebramos este buen hábito y aunque todos sabemos lo importante que es, no todos tenemos claro cómo hacerlo en cada ámbito en el que nos desenvolvemos. Por eso, le traemos algunas ideas para ir inculcando el hábito del ahorro.

Personal

“A nivel individual lo primero es estar consciente de los ingresos que recibe, sepa exactamente cuánto dinero recibe, esto después de rebajos como la Caja Costarricense de Seguro Social o créditos. Posteriormente, realice una lista de sus gastos, esos egresos obligatorios que no puede evitar, como servicios, comida, renta o el préstamo de su cara o casa”, explica Jorge I. Solano, Gerente General de Coopemep.

Una vez claro con estas cifras, valore el dinero sobrante y así cuándo puede destinar a cosas como salidas al cine, comer fuera, accesorios, etc. Si el producto o actividad se sale de ese monto, no lo adquiera, o bien inicie un plan de ahorro mensual para recaudar el monto deseado. No utilice la tarjeta de crédito para esas compras, recuerde que debe pagarlo tarde o temprano y si no cuenta con el dinero para la fecha de pago, acumulará intereses que pueden volverse insostenibles.

Familiar

En el ámbito de su familia lo primero es hacer un presupuesto, tenga claro cuántas personas aportan y cuánto, de manera que tenga una lista de ingresos y una columna donde incluya los egresos, como escuela de sus hijos, servicios públicos, transporte, alimentación, pero además de eso, destine ojalá un 10% de los ingresos totales para ahorro y el resto para gastos no urgentes.

Es importante inculcar el hábito del ahorro a todos los miembros de la familia, incluyendo a los más pequeños.
Es importante inculcar el hábito del ahorro a todos los miembros de la familia, incluyendo a los más pequeños.

Cuando haga compras, racionalice si necesita lo que está adquiriendo y si no es así, repase mentalmente si ese gasto está ubicado en los rubros del presupuesto, es decir si es una inversión o un consumo útil, sino debe tomarlo de su dinero libre. Si no le queda dinero libre, no lo consuma, ya que afectará los otros gastos esenciales de la familia y esos deben ser prioridad.

“Cree en casa una cultura de ahorro más allá del dinero, ahorre en el uso racional de agua y electricidad, evite el desperdicio de alimentos y materiales, recicle y reutilice materiales, consuma únicamente lo necesario y no de forma compulsiva, eduque enfocándose en satisfacer necesidades no caprichos”, agrega Solano.

Empresa

Para el experto, en una PYME es necesario que se tenga muy claro sus ingresos y cuánto dinero necesita para ejecutar la actividad a la que se dedica con calidad, es decir, proyectar sus gastos. Priorice a partir de lo más necesario para funcionar y dar un correcto servicio, hasta llegar a los gastos menos importantes. Estos últimos, serán los que podrá reducir o eliminar en caso de ser necesario.

Destine siempre un porcentaje cercano al 10% de sus ingresos a ahorro, esto le permitirá hacer frente a imprevistos y además afrontar oportunidades de negocio sin financiamiento o que necesitan inversión de capital. El orden y la claridad en los números es la clave.