Andrea González Mesén.28 julio, 2016
Romería.
Romería.

Si usted es de las personas que está analizando la posibilidad de caminar hasta la Basílica de los Ángeles, recuerde tomar algunas consideraciones que le permitirán llegar hasta la casa de La Negrita.

Aquí le dejamos una serie de consejos indispensables para completar la romería.

1. Estire. Antes de iniciar con su peregrinación, realice un corto estiramiento a nivel general en las zonas donde su cuerpo va tener mayor participación: pantorrillas, cuadriceps, isquiotibiales, glúteos y espalda. Dos veces por 10 segundos.

2. Calzado. Procure que su calzado sea suave y estable. Asegúrese de que su pie se encuentre bien ajustado que no genere fricción para no desarrollar ampollas, lo mismo sucede con los calcetines. Utilice medias de algodón que se ajusten a su pie de manera que no resbalen sobre las tenis, ya que produciría fricción.

3. Ropa. Lleve ropa liviana y fresca que le permita moverse con comodidad y tranquilidad. Si utiliza licras que sean adecuadas para controlar la temperatura y una cómoda fricción entre las piernas y brazos. Recuerde lo cambios de temperatura entre San José y Cartago.

4. Ritmo. Controle sus pasos, que su ritmo sea constante. No realice cambios violentos para evitar gran desgaste físico, arratonamientos y calambres. Recuerde que no se trata de una carrera.

5. Postura. Procure mantener una postura firme, que el cansancio no le haga detenerse y sentarse cuando esté a punto de llegar. Una mala posición en caminatas largas pueden generar carga en la espalda baja y las pantorrillas.

6. Cargue su bolso de la forma correcta. Utilice un salveque similar al que se utiliza para el colegio; es decir, que su apoyo esté en toda la espalda y sus fajas sobre ambos hombros. No lo cargue de lado, eso podría traer dolores en el cuello, espalda y cadera. No obstante, si lo hace, iguale los tiempos que lo utiliza a cada lado.

7. Alimentación. Consuma abundante agua antes de iniciar la romería, ojalá 24 horas antes. Prefiera frutas con un alto nivel de hidratación y electrolitos (manzanas, piña, sandía y banano). No consuma alimentos altos en sal, ya que tienden a deshidratar y generar calambres.

8. Descansos. Si realiza descansos procure que no sean muy repetitivos para no dañar las articulaciones y músculos, debido a que la entrada en calor y preparación física y psicológica se dan en los primeros 30 minutos. Después de un descanso prologado, tendría que iniciar de nuevo este proceso y su cuerpo no lo logrará con la misma eficiencia del inicio. Preferiblemente no se detenga por más de 10 minutos.

Fuente: Nicolás Zúñiga, personal trainer NSCA, Funcional Trainer IHP. (Tel.: 8430 9465)